Jueves 5 de agosto de 2021
→ Ver pronóstico

  • 10°C
  • H: 100%
  • P: 1027
  • V: Norte

Reflexionar, concentrarme y escribir no fue fácil. Mi compañero se encuentra luchando por su vida a causa del Covid-19. Sin embargo, acepté continuar con el pedido que me habían realizado hace un tiempo, porque si algo aprendí durante tantos años juntos a él, es que el ejercicio de la Memoria no se toma vacaciones ni descansos, nos trasciende. Escribir este breve artículo, forma parte de abrazar una causa justa para las argentinas y los argentinos.

¿Por qué 10 de Junio?

El 10 de junio es una fecha que no goza de un conocimiento masivo. No es feriado y poco se sabe acerca de lo ocurrido ese día en el año 1829. Acaso su recordatorio nos acerque a rememorar y reflexionar sobre nuestra falta de soberanía plena. Acaso estas reflexiones nos generen repudio frente al inentendible y anacrónico neocolonialismo inglés en nuestro país.

Para el pueblo argentino, decir Malvinas es decir el 2 de abril. Como otros sitios de la Memoria -nombres de calles, monumentos, placas, conmemoraciones, canciones-, las fechas del almanaque movilizan emociones, pensamientos, re-lecturas de los hechos, pasiones. La escuela, la sociedad, los medios de comunicación nos han construido en estos conocimientos de la historia argentina dolorosa y aún sin cicatrizar.

Cada 2 de abril llega para recordarnos un pasado complejo, dolores y pérdidas. Nos envuelve de un sentir patriótico para homenajear a nuestros Veteranos y Caídos en la guerra de Malvinas. Y que ese 2 de abril, para llegar a ser un feriado inamovible, requirió de un universo de seres que lucharon durante la posguerra por su existencia en nuestro almanaque, en nuestra Memoria.

El 10 de junio de 1829 se creó la comandancia política y militar de las islas Malvinas y adyacentes; un decreto que reafirmó nuestros derechos y que aseguró la designación de Vernet como gobernador. Mucho antes, en el siglo XV, España y Portugal se disputaron los derechos de posesión asignándose a españoles por derechos internacionales de bula en concordancia con su “descubrimiento”. Tierras de pueblos ancestrales -Yámanes y Shelk’ nam-, fueron posterior y sucesivamente colonizadas por Francia, España y Reino Unido. En disputas en el transcurso de la historia, luego de la Revolución de mayo volvieron a nuestras manos por herencia de la corona española y en 1833, nuevamente, sufrimos el despojo territorial.
Los reclamos por las islas Malvinas persistieron pero Gran Bretaña jamás aceptó el diálogo. En 1973, el Congreso Nacional Argentino sancionó la Ley 20561 en la que se dispuso:

ARTÍCULO 1° – Fíjase como «Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico», el 10 de junio, expresión de soberanía que se celebrará todos los años en todo el país.

ARTÍCULO 2° – Ese día y a una misma hora se conmemorará el fasto en los establecimientos de enseñanza de todos los ciclos, del Estado y particulares, unidades y oficinas de las Fuerzas Armadas, sedes judiciales y dependencias de la administración pública, dentro y fuera del territorio, con actos alusivos, dictándose al efecto clases especiales y conferencias en las que se señalarán los antecedentes históricos, la legitimidad de los títulos argentinos y la forma en que ella se ejercita en el sector austral.

Hacer Memoria duele

Las islas Malvinas nos pertenecen por nuestros títulos y por encontrarse dentro de la plataforma continental argentina. No se trata sólo de pasiones sino de derechos violados, usurpaciones, un conflicto bélico montado en ansias de poder y resuelto en forma deleznable en un marco de políticas internacionales y geopolíticas.
Hacer memoria de cara a la violencia y la muerte de una guerra injusta sostenida en una causa justa nos exige como sociedad reelaborar y reeditar la historia reciente en el entramado de un proceso histórico; un “pasado presente” que afecta en forma directa la memoria colectiva.

Las amnesias políticamente organizadas ponen en evidencia la necesidad de la conciencia histórica y de una participación social activa. Luchar por la soberanía requiere un ejercicio colectivo de repudio al olvido y la exigencia de sólidas y sostenidas políticas públicas a favor de la Memoria Malvinas.
El 10 de junio como sitio de la Memoria, abre un espacio que permite su complejización y vinculación con el presente y también interrogarnos por los olvidos. Lo olvidado, también tiene su historia.

Nota del Editor: Valoramos infinitamente el compromiso y voluntad de la Lic. Porto para sobreponerse en estos difíciles momentos y compartir sus ideas y sentires con nuestros lectores y lectoras.

Publicado el domingo 13 de junio de 2021

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.