Viernes 14 de diciembre de 2018
→ Ver pronóstico

  • 16°C
  • H: 100%
  • P: 1003
  • V: Este Noreste


Don Enrique Udaondo

Don Enrique Udaondo

Enrique Udaondo
Buenos Aires, 1880-Luján, 2009

Gran hombre, de figura menuda y valores espirituales de excepción. Sus 82 años de vida, transcurrieron entre dos siglos: los primeros veinte, en el XIX y los otros 62, en el XX, ya que nació el 11 de junio de l880 y murió el 6 de junio de l962.
De estirpe vasca por parte del padre, Melitón Udaondo, heredó como marca indeleble, la autenticidad, característica permanente de toda su vida. De la madre, Adela Peña, y de la familia señera a que pertenecía, recibió -como legado- ideales de solidaridad, de amor a la Nación, espíritu selecto y fidelidad a las convicciones personales.

Un gran hombre, … a la par de don Juan de Lezica y Torrezuri, uno de sus antepasados. El destino quiso que a éste le correspondiera -en la década de 1750- encabezar las gestiones para que el poblado de Luján alcanzara la categoría institucional de Villa (con derecho a elegir “Cabildo”), y a don Enrique -más de siglo y medio después- levantar y conducir “… del estado en que languidecía…”, el hoy célebre Museo Colonial e Histórico, que debía mantenerse en el tiempo para (como él expresaba) “…hacer perdurar en las inteligencias los sucesos memorables de nuestra historia, … mantener latentes el amor al suelo patrio, el culto a los que fundaron nuestra nacionalidad y el anhelo ferviente de cooperar… a la obra magna e imperecedera que ellos cimentaron en 1810”.

Hitos importes en nuestra vasta historia local, protagonizados por varios “hacedores”, pero especialmente por personajes que tenían un tronco común: en el ayer lejano nació la Villa; en 1917, “la salvación” del viejo edificio capitular; en 1923, la definitiva apertura al público del Museo, simiente plantada por don Enrique y hoy plenamente florecida, y en 1972 el justo otorgamiento de su nombre al ya muy ampliado Complejo Museográfico. Hilos invisibles y esfuerzos compartidos que, a pesar de las distancias temporales, mágicamente se entrelazan … verdad ? procurando siempre “forjar Nación”, el bien común y el aprovechamiento público de los bienes.

A don Enrique, el destino le demandó casi cuarenta años exactos, de trabajo esforzado, responsable, continuo y desinteresado, para que “su establecimiento museal” -al que dirigía en forma honoraria, como condición impuesta a la autoridad de turno- se convirtiera en algo vivo, al servicio de la educación de todos los que lo visitaran, constituyendo un digno y jerarquizado reservorio para salvaguarda del patrimonio histórico y cultural que allí se había atesorado.
Habiendo crecido en zonas campestres y ribereñas, de esos “afectos marcados a fuego” aprendió a amar la tierra, a respirar el aire puro, a valorar los dones de la naturaleza, y -en el tiempo futuro- a convertirse en un verdadero arquetipo moral, con actitudes ejemplares dignas de imitación.
Su desprendimiento patrimonial fue moneda corriente para lograr sus fines y cometidos, y es -entre tantas cualidades- la que mejor lo asciende a la categoría indiscutida de “patriota con mayúsculas”.
En todas las tareas que emprendió, se manifestaron esas tan nobles cualidades que lo distinguían y de las que abundan testimonios: escritor incansable, integrante de instituciones religiosas y socio-culturales, mediador en cuestiones políticas -y en otras también- por su ecuanimidad, prudencia y racionalidad en expresiones y juicios emitidos, “instalador” de monumentos y señalizaciones en memoria de próceres y hechos; fundador y organizador de escuelas, de bibliotecas -a las que enriqueció con libros y más libros, en especial, sobre el pasado nacional- y, fundamentalmente, tesonero “hacedor de museos”.
Uno de estos establecimientos -su obra máxima y cumbre- al que destinó esfuerzos ingentes, bienes personales y dedicación permanente, es nuestro “Museo de Luján”, como resulta públicamente conocido.

A la memoria de este noble argentino -que merece ya pacífico descanso- y cuyo espíritu seguramente ronda los espacios de la que fue su gran obra postrera, hoy -al cumplirse 47 años de su partida- se concretará el justo y merecido homenaje final: sus restos mortales descansarán, para siempre, en la Capilla de su amado Museo. Que descanse en paz !

Luján, 6 de junio de 2009.-

Comisión Directiva
Asociación Amigos del Complejo Museográfico “Enrique Udaondo”

Publicado el sábado 6 de junio de 2009

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.

<


  • También te puede interesar…