Viernes 24 de septiembre de 2021
→ Ver pronóstico
  • Mayormente nublado
  • 19°C
  • H: 55%
  • P: 1023
  • V: Noreste

Después de un año de pandemia y distanciamiento social, hemos re-valorizado el contacto humano. Las tecnologías indudablemente nos han servido, pero extrañábamos el encuentro y la cercanía con los otros.
La re-apertura parcial de las escuelas se da en un contexto global incierto y nos instala como comunidad educativa (familia-escuela-docentes) en el desafío de re-pensar las nuevas formas del proceso enseñanza-aprendizaje para los próximos años.

El poderoso lazo social

Somos seres gregarios, es decir nacemos crecemos y nos desarrollamos en comunidades. Compartimos con otros mamíferos la necesidad y el placer de la manada. La vida en grupos nos brindó grandes posibilidades de supervivencia, protección, trabajo y expansión territorial.
Por último, la gran diferencia evolutiva la aportó el lenguaje. Por su intermedio nos comunicamos, creamos, pensamos y establecemos aquella fuerza que, según las ciencias sociales, mantiene la cohesión grupal: El lazo Social.
Este es una poderosa fuerza invisible que nos permite sostenernos emocional y materialmente con el otro. Emmanuel Lévinas, en su libro Ética e Infinito escribe: “Somos con el otro y en el otro. Nuestra subjetividad se construye entre otros. La otredad es nuestra forja”. Estas maravillosas palabras nos impulsan a no olvidar que el lazo social es con humanos y no con pantallas, de allí la importancia para cualquier sujeto en formación (niña, niño o adolescente) de la vuelta a lo presencial.

Lenguaje y cuerpo

El lenguaje tiene varias manifestaciones. Solo voy a referirme a las más usuales como el lenguaje verbal, escrito, emocional, gestual y corporal.
Cuando pensamos a la educación solemos hacer hincapié solo en aspectos ligados a la lógica formal, a la transmisión de contenidos áulicos y teóricos. Pero existe otra dimensión pedagógica y tiene que ver con el deporte y la actividad física. Es en esta dimensión donde el lazo social se evidencia, ejercita y se desarrolla con todo esplendor.

El desarrollo evolutivo y madurativo de toda niña y niño incluye lo corporal. Muchas patologías emocionales y dis-fuciones sociales se generan y acrecientan por la falta de un espacio-tiempo corporal y social. Por ejemplo Ana Freud, D. Winnicott y J. Piaget fueron grandes investigadores de aquellos procesos y nos enseñaron el valor de la dimensión corporal en el desarrollo cognitivo. También M. Foucault desde una perspectiva más estructuralista resaltaba la dimensión de “lo corporal como escenario de la construcción de las subjetividades en donde el Estado (yo aclaro: Escuela y Justicia) es su principal modelador”.
Desde aquí deben tomar la palabra los profes de educación física de las escuelas, gimnasios y clubes. Los adultos formadores de fútbol, básquet, rugby, tenis, hockey o natación en cualquier club de barrio.
Ellos deben ser parte importante en la vuelta a clases. Si la presencialidad es solo para cuatro paredes de un aula estaremos viendo la mitad de la realidad y empobreciendo el desarrollo de nuestros pibes y pibas.

Cifras preocupantes

La actividad física de niñas, niños y adolescentes presenta cifras preocupantes, y últimamente agravadas por la pandemia y el aislamiento. Varias ONG´S y centros de estudios que se dedican al seguimiento de la educación y sus programas alertan sobre la escasa participación de los alumnos y alumnas durante el 2020 en actividades de educación física.
Por ejemplo el Observatorio social de la U.C.A. y la ONG “Argentinos por la educación” nos hablan de que un 70% de los chicos y chicas entre 15 y 18 años declararon no haber hecho educación física en todo el año escolar. Y cuando se pregunta sobre la práctica deportiva en clubes esa cifra asciende terroríficamente casi al 90 %. Sí!, leíste bien. 9 de cada 10 pibes no practica deporte alguno de forma sostenida.

Si el tejido social viene rasgándose desde el 2001, aquí apreciamos otro de sus efectos. Parecería ser que en estos últimos años el deporte pasó a ser una práctica elitista “para muy pocos adolescentes”.
Todo esto agrava los llamados factores de co-morbilidad social como obesidad, sedentarismo, diabetes, abulia, adicciones a las pantallas, aislamiento y tendencia a la depresión entre otros.

Mens sana in corpore sano

Esta tradicional frase de origen latino esta disputada desde hace milenios por griegos y romanos. Ambos pueblos daban mucha importancia al cuerpo y a su cuidado y desarrollo. La guerra, las olimpiadas y el trabajo en el campo requerían cuerpos fuertes. Pero también hace referencia a una interacción saludable entre el cuerpo y la mente.
Hoy sabemos desde las neurociencias la gran interacción entre ambiente y cuerpo y como este último ejerce “un modelaje activo” de nuestras conexiones neuronales y por ende conductuales y sociales.
Los pibes y pibas que practican deportes tienen mejores desempeños escolares y son en su mayoría, más sociales y empáticos.
Este 2021 seguramente implicará restricciones y aislamientos futuros. No repitamos errores.

El deporte y el desarrollo integral

Un Estado presente debe implementar políticas educativas que den más lugar al deporte. No solo como palanca de transformación e inclusión social, sino también, como leímos anteriormente, como espacio-tiempo del desarrollo cognitivo y vincular.
Quienes diseñan la educación desde un escritorio y quienes ejercen la docencia deben ampliar sus miradas y acciones pedagógicas. En el mundo actual, la educación física ya no debe ser pensada como “relleno de currículas”, como “un momento de catarsis hormonal” o como “tomen la pelota y jueguen un rato…”.
Por último, si desde hace 40 años el “show business” del deporte está instalado y goza de buena salud, aun en pandemia, aquí y en el resto del planeta… ¿Por qué seguir pensando al deporte solo como un negocio?

La comunidad educativa sumada a los clubes, tienen la maravillosa tarea de instalar al deporte social y al deporte de alto rendimiento como un nuevo pilar del desarrollo y crecimiento social.
Necesitamos más escuela, más familia y más deporte.

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad del autor.

Publicado el sábado 3 de abril de 2021

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.