Jueves 13 de diciembre de 2018
→ Ver pronóstico

  • 18°C
  • H: 63%
  • P: 1013
  • V: Noreste


LUZ. Las velas encendidas en la nave central caracterizaron la celebración

LUZ. Las velas encendidas en la nave central caracterizaron la celebración

Con la Basílica colmada se celebró la Vigilia Pascual en sábado a por la noche y una multitud, en su mayoría de Luján, recordó el momento de la resurrección. En su homilía, el párroco Daniel Blanchoud, pidió mantener viva la esperanza y ser testigos del Evangelio en su conjunto.

EL TEXTO DE LA HOMILÍA

¡Ha llegado la Pascua! Todo se renueva, todo adquiere una nueva dimensión. Todo se rejuvenece. Como en la imagen del Profeta Isaías, el Señor nos vuelve a llamar, nos vuelve a invitar para, que renovados por la confesión de nuestros pecados y las obras de misericordia, llevemos el mensaje de la alegría y del gozo de la Pascua.-

Dios hace nuevas todas las cosas, nos hace nuevas creaturas, ¡ES EL DÍA QUE HIZO EL SEÑOR!, alegrémonos en él.-

En este hacer nuevas las cosas lo viejo ya pasó, las ataduras de nuestra esclavitud han sido rotas, ya no somos esclavos de lo malo, en Cristo hemos alcanzado la libertad de los hijos de Dios, en Cristo volvemos a ser hijos de Dios en el Hijo, en Cristo alcanzamos la herencia prometida; porque Cristo nos ha redimido, nos ha rescatado, nos ha devuelto la VIDA.-

Por eso la Pascua no es sólo un hecho que se quedó en la historia, es una constante renovación de cada uno y de todos, es la fidelidad de Dios que se mantiene inalterable a pesar de nuestras infidelidades, es la fortaleza de Dios ante nuestras debilidades, es el consuelo de Dios ante nuestras angustias y desesperanzas.-

La Pascua es el canto nuevo, que sólo pueden cantar quienes han sido renovados, purificados y devueltos a la vida. YA HEMOS RESUCITADO CON CRISTO nos dice San Pablo vivamos entonces como Hijos de la Luz, hijos del día. Si seguimos atados a nuestros pecados, si seguimos esclavos de ellos, NO HEMOS RESUCITADO CON CRISTO.-

La Pascua es también anuncio. Ser testigos de Cristo, de CRISTO VIVO, que actúa en medio de nosotros, de la Iglesia. Ser testigos de Jesús en toda su plenitud, no es ser testigo de algunas partes del Evangelio, sino de todo el mensaje que nos dejó Jesús.-

Anunciar a Cristo con todas las fuerzas, NO PODEMOS GUARDAR este mensaje de su resurrección. Anunciar a Cristo con nuestras palabras como María Magdalena y las otras mujeres que llenas de alegría anunciaron a los Apóstoles que Cristo vivía, QUE HABÍA RESUCITADO.-

Anunciar a Cristo en cada lugar, en cada circunstancia, en toda ocasión. Si hemos resucitado con Cristo llevemos ese anuncio a los demás.-

Anunciar a Cristo resucitado, es llevar esperanza, por eso el ángel le dice a las mujeres, ¡NO TEMAN! No temamos nosotros de anunciarlo. Llevemos esa cuota de esperanza, de confianza a quienes la necesitan, porque a medida que así lo hagamos volverá a nosotros en ese ardor renovado, en esa fuerza interior que nos impulse a seguir más de cerca al Maestro.-

Las mujeres encargadas de anunciar la Buena Noticia, salieron rápidamente a cumplir esa tarea, que también nosotros podamos salir a anunciar esta noticia ¡CRISTO VIVE! ¡CRISTO HA RESUCITADO! Que se manifieste en nosotros plenamente nuestra fe. ANUNCIEMOS ALEGRES ESE MENSAJE.-

La Pascua es Misión, multipliquemos esa presencia de Cristo en todos y cada uno de los lugares de trabajo, como se multiplicó al entrar al Templo la luz que irradiaba el Cirio Pascual.

La Pascua es desafío como el que tuvieron estas mujeres de anunciar la resurrección de Cristo, también lo será para nosotros, de animarnos a lo nuevo como comunidad, de ser creativos, de romper estructuras que se han endurecido.-

La Pascua es novedad y bondad, así como la creación fue algo bueno, en la Pascua esto se hace más bueno aún, y nosotros, que participamos de esa bondad, debemos también multiplicar esa bondad. Porque a pesar de haber resucitado Cristo todavía hay muchos signos de viejo, de malo, de paralizado en nuestro mundo de hoy.-

Vivir como testigos de Cristo en esta Pascua, nos debe hacer pensar en tantas situaciones de muerte que debemos cambiar, de dolor que debemos aliviar, de consuelo que debemos dar. Es EL DESAFÍO GRANDE que nos toca hoy. Como las mujeres que fueron al Sepulcro y después anunciaron a Cristo Vivo, también nosotros debemos anunciar este mensaje a este mundo que se ha vaciado de Dios. Debemos hablar de Dios a un mundo que quiere vivir al margen de Él, debemos mostrar a un Dios vivo a quienes quieren implantar una cultura de la muerte, de la violencia, de la inseguridad, de la corrupción.-

Es Cristo mismo, que resucitado, nos impulsa a proclamar esta buena noticia y hacer de ella realmente LA NOTICIA.-

Cristo resucitado impulsó a los apóstoles a proclamar la noticia de la salvación de Dios a todos, hoy el mismo Cristo resucitado nos impulsa a nosotros a llevar esta buena noticia.-

¡Vivamos la Pascua como hombres nuevos!, expresemos con el apóstol “Vivo yo, pero ya no soy yo, ¡ES CRISTO QUIEN VIVE EN MI!

Que la alegría del Señor resucitado, nos impulse a caminar esta etapa de misión, de evangelización, de testimonio y de compromiso con el mismo mensaje que llevaron las mujeres: ¡CRISTO HA RESUCITADO!!! Padre Daniel.

Publicado el domingo 12 de abril de 2009

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.

<


  • También te puede interesar…