Martes 11 de diciembre de 2018
→ Ver pronóstico

  • 24°C
  • H: 60%
  • P: 1010
  • V: Noreste

El documental cuenta la historia del maestro y militante secuestrado y torturado por la última dictadura cívico militar y reconocido con el Doctorado Honoris Causa de la UNLu en 2015. El proyecto cuenta con el aval del Departamento de Educación, la Secretaría de Extensión y ADUNLu, el gremio docente de la Universidad Nacional de Luján.

También apoyan la iniciativa Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y, en Luján, Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos y el Bachillerato Popular Carlos Fuentealba. Para contar con un presupuesto, fue presentada al INCAA (Instituto de Cine y Artes Audiovisuales) para ccader al fondo de Fomento (Subsidios para la modalidad desarrollo, producción y Postproducción para largometraje documental).

La película podrá verse en cines, plataformas educativas como la de RENAU (Red Nacional Audiovisual Universitaria) y emprenderá un recorrido pedagógico por universidades, escuelas y espacios de educación popular en todo el país. Se filmará en Luján, La Plata, Villa Gesell, Trenque Lauquen, Pellegrini, Neuquén y Santiago del Estero, acompañando al maestro Balbo por un presente nómade, caminar curioso por los senderos de la educación popular, cruzando geografías humanas que evocan momentos fundantes en su vida.

Nano nació en Pellegrini, en la llanura pampeana, donde asistió a la escuela primaria. En 1969, mientras cumplía el servicio militar en Neuquén, comenzó a dar clases en una escuela anexa a la unidad militar. La pedagogía del oprimido fue su modelo de trabajo. El 24 de marzo de 1976 fue secuestrado por un grupo de tareas y trasladado a una dependencia policial, donde fue torturado. Gracias al obispo de Nevares logró abandonar el país y exiliarse en Roma. Había perdido el sentido del oído como consecuencia de las torturas. Todos estos momentos han sido reconstruidos por Balbo en sus charlas, extrayendo enseñanzas que pretende volcar a ámbitos de educación.

El colectivo de Cine explicó que “esta memoria de Balbo constituye para nosotros una serie de potentes imágenes, que registraremos encarando un diálogo con él cuya principal interferencia es su sordera”. El equipo está integrado por Juan Mascaró, Felipe Gusmerini, Argentino Paladea, Duilio Gatti, Manuel Scola, Juan Pablo Marangón, Josefina Rampazzi, Agustín Grezzi y Edelmiro Montesano, integrantes de la comunidad universitaria de la UNLu.

EL ENCUENTRO CON BALBO
Los integrantes del grupo recuerdan que “El vínculo con el Nano surgió a la vez que el estudio por parte del grupo de su vida y su historia. En 2015 fue nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Luján, donde trabajamos la mayoría de lxs integrantes del grupo. Se le otorgó el título honorífico por su consecuencia y compromiso con la recuperación de los saberes populares de las poblaciones más oprimidas. A casi 100 años de la reforma universitaria, una universidad pública cerrada durante la dictadura estaba premiando a un educador que traía en su bolsillo “los dolores que quedan”, en el sentido de ser Nano el constructor de un discurso que hace visibles muchas de las cuestiones pendientes de la universidad pública, todo lo que aún está inconcluso y deberíamos tender a ser. Lo conocimos y nos cautivó. Es un hombre fuerte. La tortura no pudo con él. Pero tampoco se entregó, como muchos, al acostumbramiento a las situaciones de injusticia, a la burocracia que enreda las verdaderas soluciones hasta “cansarlas”. Esa rebeldía nos pareció potente.”

VÍNCULOS INSTITUCIONALES Y MARCO PEDAGÓGICO
El grupo manifestó que “Nuestra película surge de la Universidad Nacional de Luján, de su comunidad universitaria y de la voluntad de avanzar en una política de comunicación que considere contenido audiovisual cada tema vinculado a la vida institucional y política de los distintos actores (docentes, trabajadores no docentes, estudiantes) de la universidad y no solo a la promoción, difusión o propaganda de gestión y proyectos. Una comunicación que se involucre, impulse y visibilice cada debate al interior de las disciplinas que contiene la universidad, y también los temas de interés público, desde una perspectiva crítica. Así está expresamente consignado en el estatuto de nuestra universidad, en las resoluciones que regulan la comunicación audiovisual en la UNLu y en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, marco de nuestra actividad. Una comunicación que se asuma como herramienta pedagógica”.

UN MÉTODO DE TRABAJO CRÍTICO E INTERDISCIPLINARIO
“Para nosotros, lo más importante es la forma en que se lleva adelante este proyecto, rompiendo las divisiones entre trabajo intelectual y manual, integrando a actores intra y extra universitarios en la película. Con lxs compañerxs del Bachillerato Popular Fuentealba de Luján estamos planificando una jornada para realizar una consulta abierta a lxs estudiantes bajo la premisa ¿Para que puede servir un documental sobre educación?. Y creemos que pueden surgir ejes de trabajo nuevos a partir de este diálogo. A la vez, en el marco del Departamento de Educación de la UNLu se han establecido contactos con docentes (profesores y auxiliares) para la conformación de un espacio donde se pueda desarrollar un material pedagógico que acompañe la proyección de la película una vez terminada. Esto recién comienza, creemos que todo el proceso llevara casi dos años”, explicó el colectivo audiovisual de la UNLu.

Publicado el sábado 30 de junio de 2018

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.

<


  • También te puede interesar…