Lunes 21 de septiembre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 17°C
  • H: 41%
  • P: 1023
  • V: Oste Sudoeste

Hola gente linda ¿Cómo están? Hoy en este día especial donde celebramos el día del padre me vine a la memoria momentos de mi propia vida, que te relataré.
Mi nombre es Diony Lescano. Mi apellido, fue dado por mi padre biológico, Juan Lescano, pero a mi padre quien fue un niño adoptado, le fue otorgado por mi abuelo, Máximo Lescano. Mi hijo más pequeño lleva su mismo nombre en honor a él. Mi Padre un hombre luchador junto con mi madre, Josefa Del Valle Rodríguez, quien también fue adoptada, oriundos de la provincia de Tucumán vinieron a Buenos Aires a una famosa villa del Gran Buenos aires donde nací. Ellos, mis padres, me enseñaron muchos principios que son muy valiosos para mí y hoy, los honro.

Mi padre, yo y el Padre de los Padres

Tiempo después me toco a mi ser papá, hoy soy padre de cuatro hijos: Dámaris, Abril, Ciro y Máximo. Recuerdo el primer nacimiento de mi hija, Dámaris, ese día fue como una lluvia de entendimientos a mi mente y como que, todas las palabras de mis padres venían a mi memoria, ahora entendía con más claridad sus enseñanzas, más aún las de la fe, una herencia que me dejaron a mí y yo a mis hijos y ellos por generaciones.
En este escrito te he hablado de un padre adoptivo, de otro biológico y de un papá que entendió, de qué se trataba la paternidad. Ahora te voy a hablar del padre de los padres: Dios, el Padre Eterno.
En una oportunidad Jesús dijo: “¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado le da una serpiente?, pues si ustedes aun siendo malos, saben dar buenas cosas a sus hijos, ¡Cuánto más su padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le pidan!” (San Mateo 7:9 – 11).
Jesús siempre nos mostró al Padre de los padres, por eso cuando Jesús le enseña a orar a los discípulos, también les dice: “ustedes orarán así: Padre nuestro que estas en los cielos…”

¿Acaso ellos no sabían orar? Por supuesto que si! Al contario la oración era y sigue siendo uno de los pilares centrales de la práctica judía. Jesús no les enseñó esta oración como liturgia, sino como modelo y el modelo es reconocer a Dios como Padre, quien sabe dar mejores cosas que nosotros.

Por eso en estos días tan difíciles que vivos a nivel mundial, te invito a que en este día del padre puedas elevar tu oración al Padre Nuestro que está en los cielos; y que vos y yo como hijos recibamos de sus dadivas, y sobre todo recibamos la Fe que nos hará transitar este camino de la mano de Él, agarrándonos bien fuerte así como los niños se agarran fuerte de la mano de sus padres cuando caminan por una calle muy oscura.
Les deseo ¡Feliz día del Padre!

Nota: La opiniones de este artículo son responsabilidad del autor.

Publicado el sábado 20 de junio de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.