Jueves 24 de septiembre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 13°C
  • H: 76%
  • P: 1020
  • V: Este Sedeste

El mundo entero se ha visto sorprendido por la llegada del COVID-19, que por el momento llegó para quedarse no sabemos por cuánto. Nuestras vidas sufrieron grandes cambios, quedamos aislados repentinamente cada uno sin poder salir de sus hogares y esto trajo aparejado adaptarnos a un nuevo estilo de vida: home office, la escuela de nuestros hijos en casa, preocupaciones económicas y en el otro extremo quienes si cumplían actividades esenciales y con ello la preocupación de contraer la enfermedad por no poder cumplir con la cuarentena, arriesgando sus vidas y las de sus seres queridos. Qué decir del personal de salud, quien queda directamente expuesto al enemigo invisible, muchas veces sin las medidas de protección adecuadas para evitar el contagio.
De un día para el otro quedamos aislados de nuestros seres queridos y nuestra rutina cambió, nuestras vidas cambiaron, ya no podemos caminar libremente por las calles y todo aquello que creíamos nos pertenecía incondicionalmente, se transforma en un imposible de realizar.

La sexualidad en crisis

Y entre todos estos cambios aparece la Sexualidad… ¿Cómo ha influenciado la Pandemia en nuestra Sexualidad? Los resultados son diversos e infinitos, tan diversos e infinitos como la sexualidad misma…
Parejas que debido al aislamiento han quedado separadas cada uno en su casa sin poder tener contacto físico.
Parejas que sin estar acostumbradas debieron comenzar a compartir sus vidas bajo el mismo techo las 24 hs del día, generando un exceso de convivencia y una falta de privacidad muchas veces necesaria. Algunas con hijos, otras sin hijos y atravesando distintas etapas de la vida, cada una con sus implicancias.
Personas solas, sin posibilidades de encontrar nuevas parejas en el mundo real, pero tal vez si en el virtual.
Parejas en las cuales algunos de sus miembros es personal de salud y han tenido que tomar la decisión de separarse algún tiempo de su familia para evitar contagios.
Parejas que estaban a punto de separarse y la cuarentena los forzó a continuar esa desdichada convivencia.
Parejas donde la violencia de género estaba presente y esta se agravó, aumentado las agresiones y el número de femicidios.
Como vemos, la Sexualidad se ve atravesada íntegramente por la pandemia a través de distintos escenarios y la respuesta sexual frente a la misma ha sido también diversa como la sexualidad misma.

¿Qué es la Salud Sexual?

Sabemos que la Salud Sexual forma parte de la Salud Integral de las personas; que todos tenemos sexualidad durante toda la vida, desde que nacemos hasta que morimos somos seres sexuados y que todos tenemos derecho a gozar de una buena sexualidad. Una vida sexual plena genera bienestar físico y emocional, mejora la autoestima y la imagen corporal, disminuye el stress y nos hace sentir más plenos.
¿Pero cómo reacciona la Sexualidad de cada persona en estos tiempos de pandemia?
Aproximadamente el 60 % de las parejas mantuvieron la misma frecuencia de actividad sexual, el 30 % aumentó su frecuencia y el 10 % las disminuyó. También se vio que las personas solas comenzaron a masturbarse con mayor frecuencia y que esta práctica les generaba además de placer, liberación de tensiones y disminución del stress.

Reencontrarse con la creatividad

La masturbación, aparece como un término vulgar, pero a mí me gusta llamarla: “Autoerotismo”. Tan castigada durante muchas épocas hoy en día se considera que forma parte de la sexualidad normal de las personas, ya sea para los que se encuentran solos o en pareja. Y este escenario ha servido como una posibilidad de encontrar nuevas formas de disfrutar la sexualidad, posibilidad de autoconocimiento. Y esto de seguro favorecerá los futuros encuentros sexuales.
En las parejas que han disminuido su actividad sexual, encontramos una disminución del deseo y esto se explica porque el deseo sexual, sobre todo en la mujer (pero también en los hombres) puede verse afectado por múltiples variables que pueden impactar de forma negativa en la sexualidad: stress, enojo, incertidumbre, miedo, preocupaciones, cansancio, exceso de convivencia, etc.
También se vieron aumentadas las ventas de juguetes sexuales, tanto para los solos como para los que quedaron aparejados, y esto tiene que ver con que el deseo sexual no se alimenta del amor, sino del erotismo. Este a su vez se alimenta de 4 elementos muy importantes que son la Variedad, la Novedad, la Transgresión y la Fantasía.
La fantasía es justamente lo primero que se pierde una vez que el vínculo ya está establecido y caemos en la rutina de la convivencia. Es justamente con el uso de nuevos accesorios y juguetes sexuales que podemos encontrar el camino para alimentar el erotismo ya que aportan variedad, novedad, transgresión y fantasía.

Y otra vez la pandemia nos permite abrir nuevos caminos, salir del aburrimiento sexual, probar nuevos repertorios. Nos da la posibilidad de reencontrarnos con nuestra pareja, de reconstruirnos, de redescubrirnos, de renovarnos, implementando nuevos escenarios que hagan que el encuentro sea más divertido.
El placer genera dopamina y la dopamina a su vez genera la necesidad de repetir ese momento de placer: “porque si la fiesta me aburre dejo de ir,  en cambio si la fiesta me divierte sigo yendo y quiero volver “. (Modelo Circular de Basson).
Cabe aclarar que no se ha demostrado la presencia de COVID -19 tanto en semen como en secreciones vaginales y si bien se lo ha encontrado en las heces no hay evidencia que se contagie a través de estas. Para los que conviven con personal sanitario, se recomienda bañarse antes de estar en contacto con la familia y en caso de presentar síntomas, se recomienda el aislamiento con la prohibición del beso y del coito, misma recomendación para cualquier persona que presentara síntomas de coronavirus.

Sexo virtual oficialista

Y un día salió el gobierno libremente a proponer el sexo virtual para aquellas personas que habían quedado solas en aislamiento, sin advertir los riesgos que esto implica. Somos adultos y cada uno es responsable de sus propios actos, pero no se tuvo en cuenta el impacto de esa propuesta. Dejamos en el otro espectro a niños, niñas y adolescentes con un exceso de internet encima, en un lugar de total desprotección, expuestos al peligro del Sexting y del Grooming (acoso sexual a través de las redes sociales), pudiéndolos dejar en el papel de victimas de predadores sexuales y situaciones traumáticas.

Aprender a explorar y cuidarse

Antes de practicar Sexting (subir a la redes fotos o material con contenido erótico) se aconseja en primera instancia no sacar fotos donde aparezca la cara de la persona o marcas en la piel que podrían llegar a identificarlas, tales como lunares, cicatrices o tatuajes. Se recomienda para estas prácticas el uso de aplicaciones seguras a fin de evitar el chantaje, amenaza y cyber-extorsión. Estas redes seguras de las que estamos hablando, son redes privadas para chatear en parejas, tales como por ej. : “Couple”, “Happy Couple”, “Telegram”; en este tipo de aplicaciones el material que subimos queda encriptado, no va a la nube, se borra a los pocos minutos, tantos fotos como conversaciones y no permite hacer captura de pantallas. Y por sobre todo, si vamos a practicar Sexting, confiar en que la otra persona no nos va a defraudar y que el acuerdo sea mutuo y de suma responsabilidad.
También tengamos en cuenta que fueron cerrados por pandemia los lugares donde las parejas se encontraban para tener relaciones sexuales. Dentro del sexo virtual también podemos encontrar el Cyber sexo, donde las personas realizan juegos de roles y simulan tener relaciones sexuales a través de internet pero en el anonimato y la Web cam: que consiste en hacer videos eróticos y subirlos a páginas web pagas.

Las ventajas del Sexo Virtual Seguro son: evita el riesgo de embarazo, disminuye las ETS,  mantiene el contacto estando separados, aumenta el erotismo y la fantasía, y si bien no hay contacto físico se pueden generar grandes sensaciones.
Por tales motivos, para los solos, una de las recomendaciones importantes durante la cuarentena es no mantener relaciones sexuales con desconocidos y se pregona con frecuencia la frase de que en estos tiempos de pandemia “el mejor compañero sexual puede ser uno mismo” o “vos sos tu compañero sexual más seguro”
Y a la hora de querer buscar pareja a través de alguna aplicación, plantearse primero qué es lo que están buscando, lo cual se ve claramente reflejado en los símbolos de estos sitios, los más conocidos: “Tinder” con una llama como símbolo y “Match.com” simbolizado con un corazón, haciendo referencia a la búsqueda de una relación fogosa o amorosa respectivamente marcan la diferencia del objetivo.

La abstinencia social, el encierro, pueden dar la posibilidad de aumentar el erotismo, el crecimiento personal y de poder aprender a “vivir el momento” en épocas en donde todo es incertidumbre.
Entender que en sexualidad no todo es instintivo y espontáneo, que se puede aprender y construir con esfuerzo y voluntad. Quejarse del aburrimiento es fácil y habitual, en cambio mantener el erotismo en el hogar y más aún en tiempos de pandemia y desconcierto es un acto de valiente desafío. Cuando todo esto pase veremos que nos dejó la pandemia.

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad de la autora

Publicado el viernes 29 de mayo de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.