Jueves 24 de junio de 2021
→ Ver pronóstico

  • 11°C
  • H: 76%
  • P: 1012
  • V: Oeste Noroeste


D.F.Sarmiento

Hoy 15 de febrero de 2011 se cumplen 200 años del nacimiento de Sarmiento. El recuerdo a un hombre clave en la historia argentina.

GRAN HACEDOR DEL DESARROLLO ARGENTINO

Por Néstor Fabián Migueliz (*)

“… considerado por Unamuno como

el más grande prosista de lengua española de su siglo,

fue político, estadista, jurista, sociólogo,

hombre de la cultura, de pensamiento y acción,

y no dejó de pulsar ninguna cuerda del saber y del hacer”

Dentro de la vastedad temática sarmientina -que inunda e impregna tan intensa vida transcurrida entre 1811 y 1888- la cuestión del mejoramiento de la enseñanza y la escritura; y su incansable promoción de las comunicaciones (como instrumento imprescindible del progreso y la prosperidad) nos asisten hoy para evocar a tan particular y polifacético hombre de estado argentino.

Ortografía y escritura. Su especial preocupación por el aprendizaje de grandes y chicos, no sólo lo llevó a pensar decisiones y actos político administrativos para producir cambios y simplificaciones en los textos, sino también en métodos y herramientas concretas para tal fin. Todavía exiliado en Chile -cuando quizá no soñaba con ocupar en nuestra Argentina cargos importantes que le permitiesen actuar, como los que le aguardaban- presenta a la Facultad de Humanidades de la Universidad de Chile, una suerte de memoria experimental, conteniendo una propuesta consistente en modificaciones a la grafialetra. En 1843, formula, lee y publica Sarmiento su “Memoria sobre ortografía americana”.

“El autor -dice el sanjuanino- … consagrado largo tiempo a la enseñanza primaria” ha estudiado prolijamente “las irregularidades de la ortografía actual” y “la insuficiencia de las reglas a que está sujeta”. “La dificultad que tienen los jóvenes de los colegios y escuelas para aprenderla y los errores que en este ramo comete el común de las gentes, con desdoro de su educación y principios, le han dado en rostro, y se ha propuesto desbaratar de un golpe los obstáculos, cimentando la ortografía sobre un principio de que todos puedan estar al cabo”. La reforma propuesta al alfabeto castellano radicaba, sintéticamente, en: 1) supresión de cuatro letras (sin sonidos en la pronunciación americana): h, v, z, x; 2) uso de la c sólo delante de las vocales a, o, y u; 3) uso de la y únicamente como consonante, en las sílabas ya, ye, yi, yo, yu, y en los demás casos, uso de la i como vocal; y 4) supresión de la u muda en las sílabas gue, gui, que, y qui. La compleja cuestión -que involucró, entre otros, a intelectuales como Andrés Bello y José Victorino Lastarria- tuvo repercusiones hasta 1927 en el hermano país.

Comunicación, prosperidad, … progreso; en fin… desarrollo. Hoy nos sorprenden los avances y el desarrollo científico y tecnológico. Desde hace casi medio siglo, las manifestaciones -que nos rodean en el cotidiano vivir- se presentan, por ejemplo, en marcapasos, rayos láser, transistores, la fotocopiadora, el fax,… hasta continuar con internet, la fibra óptica, redes, satélites, teléfonos celulares, correos electrónicos, televisión por aire, por cable, etc.

Es esto el progreso ? Pareciera que contiene algo de eso. Hacia 1850, Sarmiento diagnostica: “Con un continente inmenso y una población escasa; con ríos navegables, sin naves, ni el hábito de navegarlos, con una tierra fértil y sin ciencia para cultivarla; con ciudades en el interior sin comunicación fácil con los puertos; con un pueblo habituado a los usos y necesidades de la vida civilizada, y sin industrias, para satisfacerlos. Dados estos antecedentes… el tiempo por sí sólo no puede producir una mejora de situación sensible; porque no hay progreso sino donde hay rudimentos que desenvolver, como ciencia, industria, etc.”

Pero nuestro hombre no sólo pensó. Tuvo responsabilidades directas en los distintos ámbitos de decisión política en los que le cupo actuar. Como bien se ha escrito, “aquello que Alberdi (y antes, Manuel Belgrano) tan bien promovió desde la pluma y lo volcó en las ‘Bases’, en mucho Sarmiento contribuyó para que lo pensado fuera realidad” (Félix Weinberg). Ejerció la primera magistratura entre 1868 y 1874 -de entre otras numerosas y expectantes funciones públicas- y dejó una magnífica herencia.

Bien lo sintetiza prestigioso investigador argentino: “Imbuido de la idea de progreso y después de haber conocido tanto Europa tanto como los Estados Unidos, … regresó a la Argentina y firmemente decidió a unir a todos los pueblos por medio de la sutil telaraña que tejían los hilos del telégrafo” (Horacio Reggini). En la misma sintonía, y por idéntica promoción presidencial, “… después vinieron los alambrados de los campos, los hilos en los postes, las bibliotecas y los libros, más los ferrocarriles, el vapor, la iluminación de gas, las obras portuarias, el primitivo teléfono, etc.”.

Coincidiendo con innumerables sectores de la vida nacional, diremos -respecto a Domingo Faustino Sarmiento- que nos

“… interesa a todos tener presente su proyecto nacional, su programa institucional y cívico, donde lo educativo constituye una estrategia primordial aunque no la única” (Academia Nacional de Educación, 2011)

Buenos Aires, 14 de febrero de 2011

(*) Subdirector de estudios e investigaciones / Instituto Federal de Estudios Parlamentarios / H. Senado de la Nación / nfmigueliz@gmail.com

El protagonista de la evocación, se desempeñó como Senador de la Nación, por la provincia de San Juan, reemplazando a José María del Carril (liberal) entre el 29 de mayo de 1875 y el 28 de agosto de 1879, en que asumió como Ministro del Interior del gobierno que encabezaba el presidente Nicolás Avellaneda. El museo parlamentario de la Cámara Alta, sito en H. Yrigoyen esquina Solís, Capital Federal, se denomina “Senador Domingo Faustino Sarmiento”.

Publicado el martes 15 de febrero de 2011

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.