Lunes 6 de julio de 2020
→ Ver pronóstico

  • 6°C
  • H: 86%
  • P: 1024
  • V: Sud Sudoeste

Atender desde la Guardia de Hospital cubiertos por nuestro Equipamiento de Bioseguridad COVID-19, encontrarnos con personas en el Consultorio virtual por medio de Consultas On-line, capacitarnos por Video Conferencias, tomar decisiones conjuntas por la vía del Soporte Electrónico, ser partícipes de esta nueva modalidad de “Asistencia del Padecimiento Psíquico”, nos sitúa frente a la implacable aparición de múltiples reacciones frente a estas nuevas variantes.

La respuesta emocional

Usualmente se activan en los seres humanos mecanismos psíquicos defensivos cuya función es preservarnos del intolerable peligro potencial de un virus que se está extendiendo por los países del mundo perjudicando a poblaciones enteras. Supone una franca amenaza a nuestra integridad personal, vincular, académica, laboral, familiar y de relaciones sociales.

Las postergaciones en el plano estudiantil y ocupacional, la disminución de la actividad laboral, relaciones familiares saturadas en sus vínculos, convivencias poco adaptadas a las condiciones de un presente incierto generan efectos.  Algunos de estos derivan muchas veces en sentimientos de agobio, incertidumbre, irritabilidad, angustia, ansiedad, que se traducen en alteraciones del humor, desorden en el ciclo del sueño, de la ingesta alimentaria, y con frecuencia en el agravamiento de conductas compulsivas.

Los humanos somos seres gregarios que construimos y modificamos en interacción el entramado de las comunidades que habitamos. A la situación de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio al que nos sentimos sujetos, hay que sumarle el componente global de las economías cerradas a lo largo y a lo ancho de los cuatro hemisferios: Norte-Sur-Oriental-Occidental.

Observamos que en el plano emocional de los individuos, los procesos de su mundo íntimo se agudizan tendiendo a una magnificación afectiva cuya intensidad no sería tal, en ausencia del ambiente restrictivo que nos vemos obligados a atravesar.

Circunstancias de este tenor a nivel multinacional, no son gratuitas para la salud integral, bio-psico-social, de las poblaciones en las que impactan.  Ellas implican costos financieros y costos personales.  Las crisis económicas y laborales conllevan crisis vinculares en las que el Aparato Psíquico y los recursos individuales se ponen a prueba para afrontar las exigencias que el entorno les demanda.

Estamos dando pelea a la batalla que la Pandemia nos declara, tenemos saldos que pagar y una salud que poner a resguardo: la de cada uno de nosotros. Sepamos que estamos haciendo el camino y que tenemos que transitarlo, produciendo movimientos que hagan valioso este trayecto.

Dejar atrás el pánico paralizante para comprometernos con acciones individuales y sociales que estén a la altura de la realidad que anhelamos para nuestras vidas. Nuestro desafío es asumir una actitud pro-activa en miras de ganar la batalla, protagonizar una experiencia superadora, tomando la incertidumbre como insumo: A partir de la incertidumbre se construye!

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad de la autora.

Publicado el viernes 29 de mayo de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.



CONTENIDO PATROCINADO