Sábado 6 de marzo de 2021
→ Ver pronóstico

  • 21°C
  • H: 60%
  • P: 1014
  • V: Sur

Opinión. Concejal Daniel Curci Castro, UCR, referente de Gustavo Posse en Luján.

«Luján viene padeciendo durante los últimos 50 años la existencia del mayor basural a cielo abierto de la Provincia de Buenos Aires. No creo necesario insistir acerca de los perjuicios que esto causa. Siempre hubo declamaciones políticas y promesas de cierre, pero por una u otra razón fueron incumplidas, por todas las gestiones municipales.

Para responder la pregunta lo primero que debemos considerar es que dicen las normas vigentes.

La disposición final de residuos sólidos urbanos está regulada por la ley provincial 13592.

Para cumplir con la misma debe elegirse un predio en el área rural que cumpla con ciertas pautas, que tenga todo su perfil de tierra completo (nunca una cava), y que respete una distancia determinada a zonas de recarga de acuíferos y/o del cono de abastecimiento de pozos de extracción de agua domiciliaria o industrial.

Además se debe clasificar y recuperar los materiales reciclables, y se deben preparar la celdas de disposición final del excedente, de forma tal de impermeabilizar su fondo, tapar diariamente lo depositado (para eso es necesario que esté toda la tierra disponible) y construir los sistemas de drenajes de líquidos que escurren (lixiviados) para llevarlos a una planta de tratamiento y depuración antes de volcarlos al medio.

Hasta hoy el municipio no dispone de una parcela de tierra que cumpla con esos parámetros.

Por tal motivo las distintas gestiones han intentado conseguir de alguna manera esa parcela, pero, sucede que todos los terrenos que podrían ser aptos, tienen algún vecino, y en algunos casos ese vecino está vinculado a círculos de poder, que rápidamente salen a desacreditar el proyecto, la gestión o incluso las personas que lo pensaron, con el único objetivo de evitar que les ubiquen (según su criterio) la “molestia” de tener un centro de disposición final de residuos cerca de su propiedad. Y en consecuencia seguimos con este cáncer que es el basural de Luján.

Hoy nuevamente estamos viviendo esta experiencia, el Departamento Ejecutivo ha presentado un nuevo proyecto, que salvando algunos defectos, es muy válido técnicamente, pero que además de no cumplir bien con los requisitos legales, ya tiene distintos círculos de poder ejerciendo presión de todas las formas posibles, gritos, amenazas de campañas de desprestigio, mensajes, llamadas telefónicas, invitaciones a reuniones de debate con poderosos, comunicados y todo lo que se pueden imaginar, en un sentido y el otro (por el sí y por el no).

Lamentablemente esta es nuestra sociedad, un conjunto de individualidades muy egoístas y que ejercen todo el poder del que puedan disponer en su propio beneficio y sin importar cuál es la mejor opción para el total de los vecinos.

Nuevamente y como en otras oportunidades, uno de los extremos, en este caso los promotores del Neoliberalismo, han salido a ejercer su lobby para defender la posición de uno de los suyos, tratando de evitar que se lleve a cabo una sesión del Concejo Deliberante.

El proyecto tiene algunos defectos, y no está bien cerrado, necesita algunas correcciones, pero evitar el debate con mentiras no parece muy democrático. Después no vengan con que defienden la institucionalidad.

He participado en política sólo 8 años hasta hoy, y este tiempo me sirvió para concluir que los argentinos tenemos que cambiar. Tenemos que abandonar la política chiquita y mezquina que nos ha traído a este desastre en todos los niveles institucionales. No puede ser más importante ganar una elección, que el bienestar de la gente.

Basta de extremos, basta de “cuanto peor mejor”, paremos la pelota, sentémonos a pensar una Argentina para todos, con crecimiento, con trabajo, con dignidad, sin limosnas ni planes truchos para militantes. Me resisto a dejarles a mis hijos y nietos esta vergüenza de país.

Finalmente, ¿Qué hacemos con la basura?

Creo que el ejecutivo debería revisar el proyecto, detectar todas las áreas que, dentro del partido de Luján, cumplan con los requisitos legales para la instalación de un centro de tratamiento y disposición final de residuos domiciliarios. Poner a consideración del recientemente creado Consejo Urbanístico Ambiental, todas esas opciones, informando las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas, para que elija la que mejor le parezca y así finalmente darle una solución a este problema.

Padecemos este flagelo desde hace varias décadas, sanear el actual depositario es una tarea de otros muchos años. La ubicación de un nuevo predio de disposición de residuos, no puede resolverse a espaldas de nadie ni apresurando o impidiendo la decisión por razones políticas u otros intereses individuales, debe hacerse de un modo racional, participativo y técnico, y no como se pretende aprobar, de urgencia, un proyecto con defectos».

Nota: las opiniones de este artículo son responsabilidad del autor.

Publicado el martes 23 de febrero de 2021

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.