Sábado 21 de septiembre de 2019
→ Ver pronóstico

  • 16°C
  • H: 38%
  • P: 1020
  • V: Oeste Noroeste

La raíz parece empezar en octubre de 1969 cuando en un salón de la casa de Alberto Casset se daba inicio a la conformación de un nuevo proyecto educacional para Torres: el jardín de la localidad. “La educación es la verdadera herramienta para el progreso de nuestra sociedad. Vivo con orgullo, en días como hoy, lo que realizó mi abuelo al prestar una parte de su casa, en Torres, para que comenzara a funcionar el Jardín de Infantes N° 908, que hoy lo homenajea llevando su nombre, “Alberto José Casset”, por decisión de los vecinos del pueblo”, rememoró Fernando Casset.

Casi como un árbol genealógico del aporte a la educación en Luján y sus localidades, el apellido Casset mantiene un distintivo a resaltar que se centra en la enseñanza pública. Desde el vecino Alberto Casset, que prestó y cedió su casa para el funcionamiento del jardín que hoy lleva su nombre en Torres. Pasando por su hijo Héctor Casset y las dos hijas Gladys Casset y Electra Casset; siguiendo por Fernando Casset, hijo de Héctor y nieto de don Alberto; y terminando (por ahora) con Tomás Casset, descendiente de Fernando y en plena formación docente.

Luego de la experiencia en Torres, el apellido Casset mantuvo la vinculación con la enseñanza pública lujanense a través del matrimonio dedicado a la docencia: Casset-González, padre y madre de Fernando Casset. “Viví mis primeros años en la Escuela N° 18, de la zona rural de Open Door, donde mi padre era maestro. Años después fue presidente de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB). Docentes también fueron mis tías, mi esposa y lo continuarán seguramente nuestros hijos. Me es imposible pensar en el progreso de nuestro país sin darle la importancia que la educación merece”, comentó quien también ejerció la docencia en escuelas medias de Open Door, Pueblo Nuevo y Cortínez.

Fernando Casset resaltó en esta fecha que “nací en Luján, me crié en Luján y vivo acá. Toda mi formación la debo a la educación pública, desde el Jardín de Infantes N° 903, del barrio San Cayetano, pasando por el Jardín de Infantes N° 901, la Escuela N° 14 y la Escuela Normal, que me dieron las bases para llegar a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Como hijo de la educación pública de Luján quiero que nuestras escuelas públicas sigan avanzando hacia la mejor calidad y continuar con obras que garanticen una enseñanza pública, gratuita y de calidad”.

Este 11 de septiembre, Día del Maestro, resulta entonces una fecha propicia para acercarnos a los valores, enseñanzas y –por qué no- a los recuerdos que surgen de lo más preciado que tenemos como sociedad: la educación.

“Para esto, y en este compromiso público que asumí para representar a mis vecinos, debemos seguir construyendo y ampliando edificios escolares, comprándoles nuevos muebles, arreglando sus techos, modernizando sus instalaciones de electricidad y gas natural, y renovando sus baños. En definitiva: invertir eficientemente cada peso que se recauda para la educación pública. Y construir así el futuro que nos merecemos”, concluyó Casset.

Publicado el miércoles 11 de septiembre de 2019

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.



  • También te puede interesar…