Sábado 31 de octubre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 5°C
  • H: 93%
  • P: 1026
  • V: No se registra

Lo sucedido en días pasados parece llevarnos al barro más espeso de la clase política actual, en donde ya se pierden referencias éticas y humanas. El accionar del diputado Juan Emilio Ameri además de escandaloso es totalmente repudiable ya que, al transmitir en vivo en plena sesión de la Cámara de Diputados un acto sexual, demuestra la impunidad con la que se maneja.

Desde un primer momento Ameri nunca debió ocupar ese cargo ya que contaba con varias denuncias por violencia de género, incluso desde la agrupación a la que pertenece y su partido político el Frente de Todos.

Esta impunidad se la otorga la complicidad machista y patriarcal, los mismos que lo sostuvieron allí, rápidamente quisieron despegarse de ese bochorno. El mismo Sergio Massa pidió su suspensión inmediata pero nunca hizo nada con respecto a las denuncias que caían sobre Ameri. La doble moral a la orden del día.

El ahora ex diputado tuvo que renunciar por el repudio generalizado pero con eso no es suficiente, la justicia debe intervenir e investigar esas denuncias y condenarlo, inhabilitándolo a que vuelva ocupar cargos públicos también.

El caso de Ameri no es una excepción, recordemos que el kirchnerista José Alperovich sigue en el senado pese a las denuncias por abuso sexual de su sobrina, por lo que se sigue exigiendo que se le quiten los fueros para que sea obligado a responder a la justicia. También el caso en la legislatura tucumana donde Ricardo Bussi continúa desempeñándose pese a las denuncias por abuso sexual y robo de identidad.

Nuca se va a terminar con la violencia que sufrimos las mujeres y disidencias si los que deben sancionar las leyes que deberían protegernos son los mismos que la ejercen, encubren, minimizan o callan ante estos hechos. Y es lo mismo para todos los poderes, sectores e instituciones del estado y los gobiernos.

La Ley Micaela fue un logro, pero cae como letra muerta sin presupuesto o acciones en consecuencia, y la paridad de género sigue sin resolver que las prácticas políticas de los partidos burgueses sigan siendo patriarcales, de hecho tanto diputadas como diputados de estos partidos siguen votando en contra de nuestros derechos.

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad de la autora

Publicado el sábado 26 de septiembre de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.