Lunes 21 de septiembre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 11°C
  • H: 71%
  • P: 1024
  • V: Este Noreste

La banda conformada por Juan Manuel Gutiérrez (guitarra eléctrica); Pablo Martín Suarez (batería, bombo legüero y percusión); Federico Gómez (voz y armónica); Hugo Alonso (bajo eléctrico); Florencio Rotea (bajo eléctrico en el disco) y Luis Francisco Miguez (guitarra, charango, aerófonos y samples) presentó este mes el LP Renacer. El disco tiene 14 temas y es el primero bajo el nuevo nombre de la banda, Pies de barro.

Luján en línea conversó con Luis Miguez, uno de sus integrantes, quien nos contó sobre el nuevo disco.

Luján en línea: ¿Cuánto tiempo llevan tocando juntos?

Luis Miguez: Llevamos 6 años desde la primera formación, que tenía un carácter más acústico y un formato trío, siendo los fundadores Federico, Pablo y yo. La propuesta inicial era clara: queríamos hacer mayoría de temas propios y tratar de generar una impronta desde nuestra visión. Casi dos años después de esa formación se sumó Florencio (ahora en su lugar está Hugo), y en 2018 se sumó Juan en la viola eléctrica. Recién al ser cinco pudimos empezar a cerrar la idea que teníamos desde hacía tanto tiempo.

L.e.L: La banda se llama Pies de barro. ¿Qué significa?

L.M: Antes de llamarnos Pies de Barro nos llamábamos Índigo. Por cuestiones legales y de registro hubo que empezar a pensar en otro nombre. Fueron tardes de mate y, cuando menos lo pensamos, en una mateada surgió este nuevo nombre.

Pies de Barro es fundamentalmente tránsito espiritual y orgánico por los adentros del sonido. Sonido que no encasilla en géneros exclusivos lo que queremos expresar, sonido que lleva como estandarte un color. Los colores conjugados de cinco personas, o tal vez muchas más, que sienten que comunicarse por medio del sonido es de rituales ancestrales, y que el lenguaje del mundo es universal a través del sonido. Ondas, frecuencias vibrando con toda nuestra mejor intención, para transmitir y trasladar nuestro arte, para compartirlo. Porque creemos que las almas tienen un color y ese en una misma vibración hace al milagro.

L.e.L: ¿Cuándo nace este proyecto de disco? Contanos cómo fue el proceso detrás de los temas, ¿qué es lo querían contar?

L.M: El proyecto de disco surgió luego de una tarde de charla con Juan Ambiela. Fuimos con Pablo a proponer hacer una Live Session o un demo. Nos dijo que no fuéramos miedosos, que hagamos un disco. Desde ese momento, estuvimos un año maqueteando y haciendo la preproducción de los temas.

Elegirlos, decidir cuáles quedaban y cuáles no. Un proceso hermoso, de muchísimo trabajo. Muchos de los temas venían de hace muchos años. Cuando el Viento, Gris el Sur, son temas que tienen cerca de diez años. Panambí, se creó junto a Fede y Pablo. Otros se fueron creando a medida que alcanzábamos el sonido al que queríamos apuntar. Muchos de ellos surgen de pensamientos o preguntas, de cuestiones que tienen que ver con lo social. Otros, son historias de amor y desencuentros, en todas sus expresiones. El proceso de armado final, siempre termina siendo de conjunto.

L.e.L: El disco se llama Renacer, ¿sienten que la banda “renació” con este disco?

L.M: Pasó algo parecido a lo que ocurrió con el nombre de la banda. El disco iba a llamarse Índigo. El tiempo, las vicisitudes transcurridas, las miradas un poco más objetivas nos fueron llevando hacia ese lado. A partir de unas imágenes de Juan Gutiérrez, del proceso de Nico Whelan, de la mirada de Hugo, llegamos a Renacer. Es un nombre muy importante, y tal vez su significado completo aún esté oculto para nosotros mismos. El tiempo dirá.

L.e.L: ¿Cuáles fueron las influencias musicales para el disco?

L.M: El que mejor explica esto es Fede. Venimos de palos muy diferentes. Fede viene de hacer Power Metal y comedia musical. Pablo tiene folklore desde sus ancestros, pero un peso netamente rockero en sus formas. Juan forma parte de un tributo a Las Pelotas y también tenía mucho folklore escuchado. Florencio siempre escuchó a Black Sabbath cuando no lo cambiaba por un disco de Larralde. En mi casa se escuchaba mucho folklore, pero una de las formas por las que llegué fue a través de Divididos haciendo El Arriero de Yupanqui. Creo que eso sería un resumen de influencias.

L.e.L: Para concluir, te pedimos una reflexión personal. ¿Cuál crees que es el rol de la música o del arte en general en este momento tan difícil?

L.M: Hacemos música porque queremos contar cosas. Y si eso alcanza la fibra de una persona, alcanza para ser el motor de una nueva búsqueda. En general, el rol del arte creemos que termina siendo fundamental. El arte es nuestra forma de comunicarnos, pero también de vibrar. Es nuestra seguridad y nuestro refugio, en los momentos difíciles y en los que nos llenan de felicidad. En medio de esta realidad de medios masivos de comunicación, esperemos que el acceso al arte pueda ser de igual manera, masivo.

Podés escuchar Renacer, el nuevo disco de Pies de barro, en Spotify o YouTube.

Participan además en el disco: Elevados Crew (Manuel de la Plaza – Alejo Melano) en Cuando el Viento, aportaron la lírica que llevan adelante con su intervención; Jorge Edgardo Miguez, participación en Sus Ojos, sobre un texto de Benedetti; las madres de los cinco integrantes en el recitado Cuando Tenga la Tierra.

“Agradecemos a todos los mencionados arriba y a aquellos que siempre están apoyando lo que emprendemos. A nuestras familias por ser el sostén indispensable de tanto tiempo de anhelos. A Juan Ambiela y su Bonzo Estudio. A José Ambiela, y su laburo de Drum Doctor. A Nico Whelan por el arte de tapa. A Juan Lafuente y Hugo Alonso, que pusieron su predisposición durante la grabación. A Ladran Sancho por cubrir parte del backstage.”

Publicado el domingo 19 de julio de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.