Lunes 21 de septiembre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 6°C
  • H: 70%
  • P: 1025
  • V: Este

Un 17 de agosto, pero de hace 150 años, a las 15hs. pasaba a la inmortalidad el General Don José Francisco de San Martín, el PADRE DE LA PATRIA.

Un liderazgo posible y necesario

José de San Martín, ese hombre tan especial y admirado por todos, Libertador de gran parte de los países y pueblos de América, liderando su batallón, poniendo su cuerpo y arriesgando su propia vida en cada combate y aplicando las más efectivas y certeras estrategias para conseguir la libertad de los sometidos. Claramente estas facetas, destacadas y conocidas por todos, denotan una personalidad de liderazgo único. Son parte de un TODO, la punta de un iceberg que todos reconocemos, pero debajo están las bases fundamentales y más importantes que lo llevaron a ser quien fue, José de San Martin.
Para poder llegar a tener los resultados que obtuvo, hubo en él, una persona de grandes convicciones y valores que lo llevaron a proyectar el plan de liberación de América. Sin duda, esos valores que sobresalen y que han sido una guía en su camino pueden ser encontrados en el común de la gente, en un vecino o en un amigo o familiar.
La DISCIPLINA fue uno de ellos. Palabra que hoy, algunos, la toman en forma negativa, hasta represiva, ha sido fundamental para poder lograr el cruce de los Andes y poder llegar a Chile.
La VERACIDAD DE SUS PALABRAS. Su palabra era una y la sostenía, con la convicción de que lo dicho era lo correcto, eso llevó a forjar su liderazgo y credibilidad frente a sus comandados.
Su ESPÍRITU. Trasmitía el sentido del esfuerzo, la necesidad de ello y eso no era sólo para sus soldados sino también lo llevaba como mensaje a las mujeres y niños por donde pasaba.
Su DESINTERÉS PERSONAL. El sabía que no era el centro del mundo. Ocupaba un cargo importante, pero ante la ley era uno más entre los suyos, y así vivió hasta el último de sus días.
Y por supuesto su AMISTAD y LEALTAD. Siempre valoró a sus compañeros de campaña destacando sus esfuerzos y comunicándoselos, claro ejemplo es el abrazo entre San Martín y Belgrano en Yatasto, donde se presentó a Belgrano poniéndose a sus órdenes; y éste lo recibió como su maestro y sucesor negándose a reemplazarlo, pero que debido a la presión del gobierno debió asumir la jefatura del ejército, y su amigo Belgrano terminó poniéndose a sus órdenes dando el ejemplo al ir a recibir las lecciones de tácticas y disciplina. Y sigue la lista de gestos con Güemes, Las Heras y otros.

San Martín de visita en Luján

En Luján tuvimos la visita de San Martín en dos oportunidades, en situaciones tan humanas y distintas, en las que podríamos vernos reflejados en la actualidad.
La primera fue en Mayo de 1818, volviendo VICTORIOSO de Chile después del triunfo de Maipú y habiendo liberado a Chile, con el entusiasmo de conseguir medios económicos para continuar con su campaña de liberación de Perú; posteriormente en Diciembre de 1823 y volviendo de Perú, luego del Encuentro de Guayaquil con Simón Bolívar, fue su segunda visita, pero esta vez regresando ABATIDO. Su esposa María Remedios de Escalada, había fallecido en Buenos Aires, no pudiendo estar con ella ni con su hija, en tan difícil momento.
Siempre me pregunto, si hoy San Martín volviera a pasar por Luján, a quién visitaría, qué nos diría, ¿podría encontrar gente con sus valores replicados en esta ciudad que lo recibió? Yo creo que sí, y eso me permite esperanzarme de que la ciudad puede transformarse uniéndonos y dejando de lados nuestras diferencias ideológicas que muchas veces nos separan, pero que no nos permiten observar que coincidimos en los mismos valores y principios y en lo que queremos para nuestro y querida ciudad de Luján.

Herederos anónimos

Se que hay varios vecinos y vecinas más, e incluso desde el anonimato, y en el presente que nos toca vivir con la pandemia del covid-19, son muchos los Lujanenses que día a día colaboran con los más necesitados.
Pero creo que si el General José de San Martín pasara por tercera vez por nuestra ciudad, sin lugar a dudas abrazaría a los excombatientes de Malvinas y homenajearía a los fallecidos.
Alentaría a los servidores de la salud a seguir con este esfuerzo, tantas veces poco valorado, pero tan necesario para resguardar la vida.
Seguro, querría visitar a los docentes de la ciudad, instándolos a perseverar en todos estos cambios que han tenido que amoldarse, con muchos sacrificios, para que los chicos sigan recibiendo educación de calidad.
Trasmitiendo su espíritu a los Bomberos voluntarios, que siempre están atentos al sonido de la sirena para ponerse al servicio, y también a las fuerzas armadas que dejan todo para ir donde se los necesite, en auxilio de sus compatriotas o para conservar la soberanía conquistada.
Caminaría agradeciendo el desinterés y generosidad a todas aquellas personas que organizan comedores, merenderos, hogares para asistir a los más necesitados, sabiendo que cada persona vale.
Seguramente cada uno de ustedes tendrá más personas para agregar a la lista de aquellos que comparten los valores de EL PADRE DE LA PATRIA.

Este 17 de agosto de 2020, recordamos el fallecimiento del General Don José de San Martín, compartamos la idea que no sea un feriado más, que sea un día de homenaje sincero y reflexión, pensando en Nuestro Héroe, en todos esos héroes anónimos que lo acompañaron y en Nuestra Patria.
¨DIOS CONSERVE LA ARMONÍA, QUE ES EL MODO DE QUE SALVEMOS LA NAVE¨ JOSÉ DE SAN MARTÍN

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad de la autora.

Publicado el domingo 16 de agosto de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.