Sábado 24 de julio de 2021
→ Ver pronóstico

  • 15°C
  • H: 93%
  • P: 1009
  • V: Este

En noviembre del año pasado, se impulsó una campaña en las redes sociales para ayudar a dos zapateros sordomudos, de 84 y 76 años, que tenían su negocio en la calle San Martín al 1090. La solidaridad de la sociedad se hizo sentir y los hermanos mejoraron su situación laboral.

Antonio y Marcelo son dos hermanos sordomudos que se dedican a arreglar zapatos en Luján desde hace más de 50 años. Se comunican con sus clientes a través de Héctor, su amigo traductor, y su único ingreso económico es la jubilación mínima.

El año pasado, su situación económica empeoró y, a través de un video difundido en Facebook que luego llegó a varios medios de alcance nacional, se logró ayudar a los hermanos, quienes recibieron muchos más zapatos, carteras y bolsos para arreglar.

La campaña, denominada como “Manos que hablan”, no se basó pura y exclusivamente en pedir donaciones para los zapateros, sino en difundir su historia para que reciban más trabajo y en mostrar las precarias condiciones laborales en las que desempeñaban su labor. Las herramientas gastadas y los mamelucos rotos solo representaban una minúscula parte de su lucha diaria.

El trabajo es el protagonista principal de las vidas de Antonio y Marcelo, que desde que culminaron sus estudios en la ciudad de La Plata, donde aprendieron a leer y escribir, supieron ganarse el pan de todos los días. La campaña solidaria, al ayudarlos a atravesar un momento difícil, les devolvió todo lo que ellos le dieron a la sociedad y habló muy bien de los lujanenses que se acercaron al taller para que arreglen sus zapatos.

Publicado el jueves 15 de febrero de 2018

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.