Domingo 25 de julio de 2021
→ Ver pronóstico

  • 13°C
  • H: 93%
  • P: 1009
  • V: Sudoeste

Usted dice que la política de Luján necesita un cambio, explíquenos  a que se refiere.

Hagamos un poco de historia. Si analizamos la gestión de Oscar Lucciani, en especial los últimos años, nos encontramos que la característica sobresaliente fue la inactividad.

¿Parte de su inactividad tuvo que ver con la relación que tenía con el radicalismo y parte de su propio partido?

En su primera gestión, en la que tres secretarías eran controladas por el Vecinalismo y otras tres por el Radicalismo, recibió el municipio destrozado y de a poco en los dos primeros años (2011/2013) fue achicando deudas y ordenando cosas, reestableciendo relaciones con proveedores y mejorando algo de equipamiento. En los años que siguieron (2013/2015) fue una etapa de fuerte recuperación del equipamiento municipal, maquinaria, camiones, el edificio de Italia e Ituzaingo, etc. 

En su segunda gestión, en la que los partidos dominantes fueron el Vecinalismo y el PRO, representados ambos por chicos muy jóvenes y sin experiencia, y en la que sólo una secretaría estaba a cargo de un radical, las cosas se fueron complicando, debido a que se le fue estrechando la capacidad de acción. 

Por un lado la mayoría peronista en el Concejo Deliberante permanentemente mantuvo congelados los valores de Tasas y Derechos, y por el otro los sindicatos lo ahogaron con excesivos pedidos de aumentos (casi ridículos) y paros muy duros y prolongados (algunos sin argumentos, más que buscar desestabilizar a la gestión).

Frente a la restricción financiera que provocaron las dos causas que acabo de mencionar, no supieron, en especial su equipo de jóvenes de la Unión Vecinal, reaccionar mejorando la recaudación ni Oscar peleando por un ajuste de los valores.

En consecuencia los ingresos terminaron alcanzando sólo para el pago de sueldos.

En 2017 como se acercaban las elecciones el gobierno nacional envió muchos fondos y se pudieron realizar muchas obras, como Beschedt, Julio A. Roca y San Roque.

Pero una vez pasadas las elecciones, Nación y Provincia cortaron los recursos, y la gestión quedó paralizada y enfrentó sus dos peores años sin poder reaccionar.

De la gestión de Oscar podemos rescatar que disminuyó la deuda municipal a la mitad de la que recibió y que dejó un municipio equipado.

A mi criterio tres factores provocaron que Juntos por el Cambio perdiera las elecciones

  1. La horrible gestión del PRO a nivel Nacional
  2. La inmovilidad a que se vio sometida la gestión municipal
  3. El claro apoyo del PRO a Rita Salaverry y el abandono a Fernando Casset

¿Ese «abandono» a Fernando Casset tuvo que ver con el apoyo de arriba a Salaberry o no hicieron bien las cosas sus correligionarios?

Creo que ambas. Como todos sabemos, el PRO siempre se adjudicó la conducción de la alianza y permanentemente relegó al radicalismo al papel de un mero acompañante en las elecciones, con alguna función en el ámbito legislativo, pero también, los dirigentes del radicalismo permitieron que eso fuera así.

En el caso de Luján, cuando todo indicaba que el candidato sería Fernando, de manera sorpresiva el PRO salió a último momento a apoyar a Rita Salaverry, lo que terminó en una interna que ganó Fernando y que dejó heridas en los dirigentes de PRO en la provincia. 

Lo que siguió fue una historia conocida.

Bien hasta aquí hablamos del pasado, Hablemos del presente

En la actual gestión nos encontramos con un panorama totalmente distinto.

El Intendente es un claro líder, con fuerza y sin vueltas a la hora de decidir y actuar. 

Comenzó doblegando a los sindicatos, que lo apoyaron a cambio de prerrogativas, pero a costa de la situación de sus afiliados, que perdieron notablemente la capacidad adquisitiva de sus salarios.

Siguió impulsando y logrando con el voto de la mayoría peronista en el Concejo Deliberante, un altísimo aumento de Tasas y Derechos, que está comenzando a impactar a partir del mes pasado sobre el flaco bolsillo de los vecinos.

Por otra parte cuenta con un gran apoyo de parte de Nación y Provincia que le envían una gran cantidad de recursos.

Estas condiciones, que dan la oportunidad de una excelente gestión, con muchas obras, se ve empañada por la oscuridad de las decisiones, falta de transparencia y se roza permanentemente el sendero de la corrupción. 

¿Porqué habla de corrupción del actual gobierno hasta esperar que decide la Justicia?  o ¿usted cree que cada Gobierno es «dueño» de la justicia?

En primer lugar al decir “se roza el sendero de la corrupción” no estoy afirmando que la haya, sino que es muy probable que sea así.  Me remito a los hechos, se han cometido incumplimientos a las normas, falta decidir quién o quienes son los responsables, pero los hechos son reales y están documentados.

Las compras directas esquivando las licitaciones con maniobras ilegales, la contratación de asesores amigos, innecesarios, con facturaciones altísimas y sin tener el perfil adecuado, la contratación de empresas amigas de funcionarios a través de licitaciones dudosas, con supuestos competidores que llegan al municipio todos juntos en un mismo auto, la contratación de cooperativas que no son de Luján y que están vinculadas a empresas que a su vez están vinculadas con funcionarios de alto rango; son todas maniobras que no hacen más que atentar contra la transparencia de la gestión y los intereses de los vecinos.

Hacer muchas obras con empresas amigas y contrataciones directas, a mi criterio, está tan mal como no hacer nada.

Necesitamos un cambio, necesitamos que los dirigentes, tanto políticos como sindicales dejen de pensar en sus intereses personales y piensen en Luján y sus vecinos.

Cuando habla de un cambio, usted forma parte de ese cambio, hoy como concejal, ¿que haría al respecto?

Necesitamos:

  1. Bajar el costo de la política. Disminuyendo la cantidad de funcionarios (hay más de 100 y con algunos cargos ridículos) y terminando con las tercerizaciones a empresas amigas.
  2. Priorizar obras imprescindibles, no las que hacen ganar elecciones
  3. Achicar la deuda, que está volviendo a aumentar
  4. Mesa de diálogo con sindicatos, que piensen en Luján, no en sus intereses personales
  5. Reparar la maquinaria que han destrozado y devolver el trabajo a los empleados municipales.

Usted enumera un punteo de cosas pero ¿puede ser más específico? ¿cree que sería fácil de lograrlo?

Algunas cosas de las que enumero son muy posibles, por ejemplo bajar el costo de la política, hagamos una cuenta: 

    El costo promedio de un funcionario, con cargas sociales y beneficios incluidos está por encima de los $120.000 o $150.000. Si eliminamos 50 funcionarios nos ahorramos entre 70 y 100 millones al año. 

    En cuanto a las tercerizaciones, se contrataron cooperativas y empresas amigas para hacer trabajos que podía perfectamente hacerse con el personal municipal, y en eso se gastaron otros 100 millones de pesos, o más.

    Sólo con estas dos medidas estaríamos bajando la deuda municipal.

En cuanto a los sindicatos, es un tema que va a requerir mucho debate y mucha buena voluntad de ambos lados. Pero no es imposible, estoy seguro que se puede encontrar un punto medio entre la intolerancia que mostraron contra la gestión de Oscar y la mansedumbre con que fueron dominados por la gestión actual. 

Publicado el domingo 20 de junio de 2021

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.