Jueves 23 de septiembre de 2021
→ Ver pronóstico

  • 12°C
  • H: 100%
  • P: 1022
  • V: Sur

Por Néstor Fabián Migueliz, Abogado, investigador y docente.

«No sin alguna polémica, desde el año 2007, nuestra República Argentina reconoce los esfuerzos por la promoción y la defensa de los Derechos Humanos eligiendo a una persona o un grupo de personas extranjeros para homenajear cada año. Ello obedece a la institución del “Premio Internacional de Derechos Humanos”, cuya organización le incumbe a la Cancillería, y que se denomina “Emilio Fermín Mignone”, un hombre de cuyo nacimiento -en Luján- se cumplirá en 2022 el primer siglo.

Nuestro Mignone (1922-1998) resultó un inquieto testigo y a la vez protagonista del muy intenso siglo XX. Pero su multifacética vida y obra (militancia juvenil nacionalista y católica, la política educativa y universitaria, su inserción en el Justicialismo, Etc.) no hacían presagiar que representaría hoy un ejemplar modelo internacional de dirigente del movimiento universal de los Derechos Humanos. Sin quererlo, la necesidad posterior a la crueldad dictatorial sufrida por nuestro país (en la última aventura cívico militar, entre 1976 y 1983) y la realidad lo pusieron en el centro del escenario nunca buscado.

Acerca del galardón, publica nuestra Cancillería:

“El Premio se entrega anualmente en una ceremonia presidida por el Ministro de Relaciones Exteriores, con la presencia de autoridades de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, del CELS y la familia Mignone. Participan de la ceremonia de entrega autoridades gubernamentales, miembros de organismos de derechos humanos, cuerpo diplomático acreditado en Argentina y público en general.

A fin de recibir el Premio Mignone, se cursará una invitación a la persona o un/a representante de la institución premiada para visitar la República Argentina durante una semana … Durante su visita a la ciudad de Buenos Aires, el/la ganador/a contará con una agenda de reuniones y actividades con instituciones gubernamentales, organismos de derechos humanos, instituciones académicas y prensa, entre otras. La agenda será consensuada con el/la ganador/a según la temática específica a la que se dedique.

La ceremonia de entrega se realizará –de ser posible- el día 10 de diciembre de cada año, por ser el Día Internacional de los Derechos Humanos en conmemoración de la aprobación por la Asamblea General de Naciones Unidas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.”

“Egresado con el mejor promedio del colegio de los Hermanos Maristas (Instituto Ntra. Sra. de Luján), en 1940 (como figura en los boletines del alumnado), los lectores maduros recordarán seguramente su posterior rol de dirigente del movimiento juvenil católico. Por entonces,(Emilio Mignone) integró grupos de trabajo apostólicos notables, “capaz de llenar estadios en el Congreso de la Juventud (1946) y prolongar acciones formativo-educativas en un periodismo juvenil de avanzada, como el de Antorcha, del que fue su primer director” (Alfredo M. Van Gelderen, 1993). Entre otras cosas, en nuestra ciudad, fue el primer prosecretario, quien redactó los estatutos y quien tramitó la personería de la legendaria “Fundación Ateneo de la Juventud Lujanense”(1943), que posee la magnífica sede en 9 de Julio y Las Heras, y en cuyo seno se promovieran tantas actividades en favor de la juventud”, recordé en alguna oportunidad. 

Luego prosiguieron situaciones muy intensas y diversas: candidato nacionalista, funcionario educativo bonaerense, católico opositor al vapuleo justicialista a la Iglesia Católica, crítico del autoritarismo de la Revolución Libertadora, defensor de presos políticos, funcionario educativo en la OEA, funcionario político en Educación de la Nación, reconciliación con el Perón setentista, la normalización de la flamante Universidad Nacional de Luján, y el ‘golpe de Estado del ‘76’, entre otras cosas. 

En esta circunstancia, se convierte -artesanalmente y a la par del dolor familiar- en uno de los dirigentes del movimiento argentino de Derechos Humanos con mayor lucidez, de ágil accionar y visión de futuro. Cuando falleció -en diciembre de 1998- presidía muy eficazmente la entonces recientemente creada Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU), el pionero Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) -del que fue fundador, junto a otros, en 1979-, … y todavía buscaba incesantemente (como tantas familias) a su hija Mónica, llevada y desaparecida por la fuerza de su domicilio hogareño (en un operativo de una célula militar de la Armada Argentina), el 14 de mayo de 1976, en la ciudad de Buenos Aires.

“…. Puso el servicio humanitario por encima de pasiones políticas y jamás dejó de lado sus ideales de justicia y de libertad, que impulsó en la época más sangrienta de la Argentina…. Por su trayectoria en la lucha por los derechos humanos bajo regímenes dictatoriales, es un ejemplo para todos aquellos quienes de alguna manera hemos enfrentado situaciones similares”.

 

 

 

Publicado el miércoles 15 de septiembre de 2021

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.