Martes 23 de julio de 2019
→ Ver pronóstico

  • 8°C
  • H: 75%
  • P: 1028
  • V: Sur

El Decreto N° 29.337 del 22 de noviembre de 1949 que suspendía los aranceles universitarios señalaba que “el Estado debe prestar todo su apoyo a los jóvenes estudiantes que aspiren a contribuir al bienestar y prosperidad de la Nación”.

La gratuidad, iniciada de este modo hace 70 años, se vería luego complementada con otros modos de ayuda económica a los alumnos, que resultaron eficaces para que aquellos jóvenes con menores posibilidades pudiesen acceder y completar sus estudios.

Uno de los aspectos de la efectividad de esta política de apoyo a los estudiantes fue verificada en la Universidad Nacional de Luján (UNLu) mediante el “Estudio del abandono interanual en el sistema universitario argentino y su relación con los recursos aplicados a los programas de becas”.

Esta investigación fue presentada en la Sexta Conferencia Latinoamericana sobre Abandono en la Educación Superior, que se desarrolló en Quito, Ecuador, en 2016. Sus autores, Mario Oloriz, Juan Manuel Fernández y Verónica Amado sostuvieron que tanto el Programa de Becas de la UNLu como los programas nacionales de apoyo económico a los estudiantes resultan herramientas eficientes para la disminución del abandono.

Si bien su estudio abarcó a los diversos programas como el PROGRESAR en todo el Sistema Universitario, puntualizaron sobre el impacto del Programa de Becas Estudiantiles de la UNLu en la disminución del abandono estudiantil y la mejora del rendimiento académico.

Mediante el estudio cuantitativo de la actividad académica de los estudiantes que integraron las cohortes 2007 – 2010 verificaron que resultó un 36 por ciento menor la tasa de abandono en los estudiantes que participaron del Programa de Becas respecto de aquellos que no accedieron a este beneficio.

“El principal impacto de las Becas se da en el abandono temprano, aquel que se produce durante los dos primeros años de estudio, dado que la tasa de abandono temprano de quienes participaron del Programa es del orden del 19 por ciento mientras que en el caso de quienes no accedieron es superior al 48 por ciento”, detallaron.

Inclusive, indicaron que dado que existen distintas categorías de becas “pudimos observar que a mayor monto que percibe el becario menor es la tasa de abandono”. “Podría decirse que la probabilidad de abandono es inversamente proporcional al monto que el becario percibe como estipendio”, destacaron.

Los índices sobre este tema tuvieron su correlato en el conjunto de las Universidades de Gestión Pública, de acuerdo a los datos del Anuario estadístico 2014 de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU): “A medida que aumenta la proporción del presupuesto afectada a los programas de becas, como el tamaño de la institución, disminuye la tasa de abandono interanual”.

Aquellas políticas tanto institucionales como nacionales que aporten a complementar la gratuidad, reafirman el rol que juegan las universidades nacionales para facilitar la movilidad social de aquellos sectores de la sociedad más postergados.

Publicado el viernes 12 de julio de 2019

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.