Miércoles 12 de agosto de 2020
→ Ver pronóstico

  • 3°C
  • H: 64%
  • P: 1019
  • V: Nor Noroeste

En el año 1947, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la salud como “Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, Esta mirada de la salud que persiste aun en estos días, ha sido objeto de varias críticas.

Ampliar la Mirada: Dr. Carrillo

Aquella es una definición estática, que da por hecho el estado pleno, y no solo pleno, completo de salud, pretende una articulación entre lo físico, mental y social. Escribo “pretende” dado que no incorpora la complejidad de los hechos que hacen a la articulación entre estas variables. Por ejemplo, no contempla lo espiritual; y destaco que nuestro primer Ministro de Salud el Dr. Ramón Carrillo (1906-1956) incorporó este aspecto a la definición. También y aun sin escribirlo, pero sí haciéndolo claro con sus frases, incorporó la noción de ambiente: “La mala vivienda, la alimentación inadecuada y los salarios bajos –sostenía– tienen tanta o más trascendencia en el estado sanitario de un pueblo, que la constelación más virulenta de agentes biológicos”.
Un ambiente que no solo da cuenta de lo geográfico, sino que nos habla de un colectivo, de una comunidad situada en un tiempo y en un lugar determinado. Las personas somos parte de un todo, de una sociedad, de una comunidad que se manifiesta con una cultura, que tiene historicidad, en tanto se corresponde con una época determinada de la humanidad, y que de ninguna manera, se puede pensar en la forma homogénea y hegemónica que la OMS pretende instalar y mirar a la humanidad.
Es decir que la OMS deja claramente afuera de la definición de salud el contexto político, económico, sociocultural que determinan, condicionan, construyen y de-construyen íntegramente a cada individuo y a cada sociedad.
La salud no es, en sí misma y por sí misma, el bienestar, pero sí es una condición ineludible del bienestar. No es pues, un fin, sino un medio y, en el mejor sentido, un medio social. Porque no se trata de asegurar la salud para un goce más o menos epicúreo de la vida, si no para que el hombre se realice como ser físico, intelectual, emocional y moral, afianzando su conquista del medio exterior y su propio dominio interior.
Cuando me refiero a que es una definición estática, estoy diciendo que no veo procesos. Es distinto decir procesos de salud-enfermedad, atención, cuidados y situarlos en una época y en un espacio. Que distinto es pensar estos procesos en el Buenos Aires del principio de 1900, y situarlos en este 2020, en Luján, en el centro de la ciudad o en una de sus localidades. Vemos claramente que los ciudadanos tienen modos de vivir distintos, con un determinado sistema de salud, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el Barrio Mugica, en Recoleta o en Flores.

La salud es acción: Dr. Floreal Ferrara

Al concepto de salud podemos mirarlo con otra definición como la Floreal Ferrara, (1924-2010) Ministro de salud de la Provincia de Buenos Aires en dos oportunidades: “…La salud se expresa correctamente cuando el hombre vive comprendiendo y luchando frente a los conflictos que la interacción con su mundo físico, mental y social le imponen, y cuando en esta lucha logra resolver tales conflictos, aunque para ello deba respetar la situación física, mental o social en la que vive o modificarla de acuerdo a sus necesidades y aspiraciones. De tal forma, que la salud corresponde al estado de optimismo, vitalidad, que surge de la actuación del hombre frente a sus conflictos y a la solución de los mismos…”
Desde esta mirada comprendemos que la resolución de los conflictos diarios, sitúa a la persona como un ser activo, la persona ya no es solo receptora de un beneficio, sino partícipe activa.
Hoy domingo 17 de mayo, la radio anunciaba que Ramona, “la comunicadora social de la Villa 31, del Barrio Múgica” había fallecido, víctima de una serie de hechos que terminaron con su vida. No fue solo una infección por Covid -19 como algunas crónicas pretenden imponer.
La mirada, de que sólo fue una infección por el nuevo virus, reduce infamemente la vida de Ramona y de tantas Ramonas a una expresión unidireccional, que no da cuenta de todos los elementos que se entretejen, reproducen y generan dentro de una realidad, que se quiere presentar como si fuera una foto, y explicarla de manera tan miserable.

Quien quiera oír, que oiga…

Ramona representaba la vida de muchos/as del Barrio Múgica, un barrio al que el sector que administra la Ciudad Autónoma así lo denomina, intentando correrlo de la categoría de “Villa”. Ramona y su familia habitaban una vivienda similar a tantas otras del barrio. Construidas, sin ninguna expresión de urbanismo, solo para “proteger” las vidas de quienes ahí viven. Ramona denunció la falta de agua hace dos meses y lo siguió haciendo. Elemento, esencial para el desarrollo de la vida. Tenía 42 años, diabética e insulinodependiente, una de sus hijas discapacitada, también padece de infección por Covid 19 y se encuentra internada.
Ramona no solo es Ramona, es la expresión de un colectivo, que vive, se reproduce, sufre, lucha, como se puede, con lo que se puede, con lo que se sabe con lo que se tiene, cuidándose entre sí. Resisten sin poder esperar que haya políticas sociales que contemplen el derecho a vivir, sin poder dar cuenta de cómo día a día, en el peregrinar de la vida, intentan resolver los conflictos que ponen el limite a vivir.
Ella era dirigente comunitaria, conocía su barrio, sus dificultades y las denunció ante un estado que impunemente repite “Lavarse las manos, mantener la distancia social “, sin conocer los modos de vivir, de ser, de hacer de las personas.

Lo social y lo biológico

No solo el ambiente como parte de estos procesos, se mostró como una determinación clara de lo que a Ramona le sucedió, las políticas sanitarias no parecen ser adecuadas a las necesidades y problemas de la población. El sistema de salud, desconoce en la estrategia de Atención Primaria de la Salud, la herramienta primordial para llegar a una comunidad, la estrategia que se conoció en el comienzo como Cuidados primarios, con lo que la palabra Cuidado implica.
¿Dónde viven?, ¿Cómo lo hacen?, ¿Cómo acceden al sistema de salud?, ¿Quiénes tienen factores de riesgo? Detectar rápidamente los casos sospechosos, lograr el aislamiento adecuado, proveer los insumos para prevenir, para continuar, para vivir.
Al escribir, vienen a mi mente tantas otras epidemias, donde hablar de lavarse las manos, parece ser una expresión que se repite en las distintas épocas de la humanidad, tanto como el hecho concreto del lavado de manos, como higiene para evitar la propagación de una infección. Pero, qué paradoja; en el año 2020, hay ciudadanos que no acceden al agua potable, y quienes administran el estado, lejos de cuidar, al mejor estilo “Poncio Pilato” se lavan las manos y llegan tarde con las decisiones.
No estaba previsto hablar en estas reflexiones, de Ramona, pero una vez más los hechos se constituyen en el dato a analizar.
Cuando esta epidemia pase, recordemos que hubo Ramonas, Victores (Victor Giracoy) que se fueron, como expresión final de esos “procesos de salud- enfermedad-atención-cuidado” que quienes habitan la ciudad tienen, pero que no son iguales para todos. Viven inequitativamente e inequitativamente mueren.
Que la epidemia que transitamos, nos dé la posibilidad de aprender, no solo de conocer la biología del virus, o de descubrir una vacuna, o de ampliar el conocimiento en cuanto a prevención atención, sino de aprender a escuchar, a mirar, a establecer estrategias con el pueblo, en todas las fases de los procesos salud enfermedad atención cuidado, para que la definición de salud de la OMS se haya transformado y sea acorde a los contextos que se viven. Se de-construya y construya en los nuevos tiempos que corren y para una humanidad que tiene grandes e históricas diferencias “biopsicosocioculturales”.

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad de la autora

Publicado el sábado 23 de mayo de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.