Jueves 22 de octubre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 16°C
  • H: 93%
  • P: 1017
  • V: Sudeste

Argentina: Crisis socioambiental y económica

¿Cuál es el detrás de escena del acuerdo porcino con China?

El eslogan o material publicitario que nos venden los políticos:
“Este acuerdo va ser la fuente de entrada de divisas para el pago de la deuda externa -dólares-, mediante inversiones millonarias durante los próximos 4 años, restitución de la economía del país, fuente de empleos en este momento de crisis”…
Por cierto, la promesa de empleo será no más que algunos puestos de trabajo para unos pocos hombres. Y todo lo demás se basa en una perorata de datos sin corroborar y dibujados a mano, delante de nuestros ojos, que van modificando segundo a segundo por la incoherencia que representan, intentando pasar por desapercibido luego de nuestra crítica, que ya no deja pasar tantas cosas por alto.
El entretelón de toda esta película, es otro. Lo explicaré más adelante. Antes que eso, una breve entrada en calor.

¿Cómo se instauró en el país el Agronegocio más aberrante de los últimos 30 años?

En 1996, hace 24 años, Felipe Solá -Actual Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación – en su condición de Secretario de Agricultura, firmó la resolución N. 167 que autorizó la producción y comercialización de la soja transgénica, con uso dependiente de glifosato, siendo parte del entramado paquete tecnológico de semilla + fertilizante + herbicida de la mano de siembra directa (implantación del cultivo sin remoción de suelo y con una cobertura superficial permanente, con residuos de cosecha previa). De todas formas, cualquier cultivo puede ser transgénico y de hecho hoy en el país también contamos con maíz y algodón genéticamente modificado; pero en su momento, debido a la demanda en aumento de la exportación en enormes y millonarias toneladas de soja hacia China, fue el cultivo que inauguró esta tendencia. La demanda fue creciente en pocos años, instalándose en todas las áreas rurales del país.

 ¿Qué es la soja Transgénica?

Es un organismo genéticamente modificado en un laboratorio, que básicamente responde a su propio “paquete tecnológico”, es decir, permite la aplicación del Glifosato en su cobertura total sin afectar al cultivo, eliminando todo tipo de maleza. Este tipo de soja recibió el nombre de Soja RR -Roundup Ready-. Roundup es el nombre comercial del herbicida Glifosato, como lo patentó la empresa multinacional estadounidense: Monsanto. Recientemente la firma fue comprada por Laboratorios Bayer, por lo que en la actualidad la compañía pasó a llamarse
Bayer-Monsanto.
Lo cierto es que, en el momento en que se que autorizó el uso indiscriminado de la Soja RR a lo largo y ancho de nuestro país, los documentos que se entregaron como Informes pertinentes o estudios de control sobre los usos y posibles contraindicaciones fueron prácticamente nulos o carentes de información relevante, ya que estaban realizados bajo la firma de la empresa propulsora Monsanto.

Hoy en día, hay estudios que confirman los daños y perjuicios que tal herbicida presenta para la salud humana, animal y ambiental. Entre ellos: cáncer, malformaciones, problemas cardiorrespiratorios, abortos espontáneos, y la lista sigue… Es una posibilidad alarmante en la actualidad, que cualquier individuo tenga residuos de glifosato en su organismo. (Ciencia Disruptiva- Andrés Carrasco Film).
Mientras tanto, en al menos las últimas tres décadas se incrementó y pluralizó en nuestro país, el modelo económico Extractivista, bajo el discurso del mismo carácter de mundo ideal “pleno empleo, inversionistas a gran escala, crecimiento y desarrollo”…

¿Qué es el extractivismo?

El extractivismo es el modelo que se encargó de extraer y destruir a escalas impensadas (y que está en vías de seguir haciéndolo), los mal llamados “recursos naturales”. Es un modelo funcional al capitalismo sin dudas y lamentablemente, es moneda corriente en el hemisferio Sur. El extractivismo está íntimamente relacionado con el AGRO-NEGOCIO, vacía cualquier medio físico donde haya posibilidad de vida, donde se puedan generar Commodities para venderlos en el mercado Internacional, generando daños y pérdidas impensadas e irrecuperables para el territorio exterminado que dejan a cambio.

¿El Estado está regulando todo esto?

El estado está haciendo la suya mientras cobra regalías, o “impuestos” a las empresas multinacionales que por ejemplo se encargan del patentamiento de TODO el mercado de semillas, del fracking en la megaminería utilizando MILLONES de litros de agua, etc, etc, etc.
Sin tener regulaciones ni controles en estas actividades de muerte. Y sin ir más lejos, este modelo es el que está impulsando una vez más a puertas cerradas, sin consulta popular, con represión en las calles, complicidad de los medios hegemónicos de comunicación, en medio de un contexto de pandemia, sin la mención de los pertinentes Estudios -Técnicos- de Impacto Ambiental (EsIA), Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIA) y demás, siendo documentaciones de regulación obligatorias que debe promover el realizador del proyecto y es condición del estado que lo regule, complemente, modifique o sancione hasta que se cumpla con las normativas dispuestas por ley.

¿Los Chinos vienen por todo ?

Por lo tanto, sabiendo todo esto, el entretelón del acuerdo porcino con China no es más que EXTRACTIVISMO y ECOCIDIO de los suelos, del agua, de la cobertura vegetal, de años y años de biodiversidad que no se regenera en dos días, de millones de hectáreas de masas boscosas que están siendo prendidas fuego desde hace meses sin cesar, es pérdida de receptividad de nuestros humedales, es agotamiento y vaciamiento de lo que poco
que nos queda de Naturaleza, es uso indiscriminado de energía fósil, poblaciones fumigadas por pesticidas que controlan la SOJA que se van a comer los pobres chanchos que van a parar a China.

Todo eso es abuso de poder y derechos sobre las personas que conviven a diario con estas actividades y es malestar para la cotidianeidad de los mismos. Esto generaría enfermedades zoonóticas por las condiciones de hacinamiento en las que se van a encontrar esos animales, porque realmente NO DAN LOS METROS CUADRADOS DEL PAÍS para generar tal monstruosidad de “madres” cerdas con el espacio mínimo que requieren.

El acuerdo porcino con China hoy, es MISERIA, es más hambre, es mayor fragmentación social, es mayor descontento social, es más grieta, porque eso buscan las fuentes del poder y de adormecimiento, dividirnos y gobernarnos una y otra vez, sin cesar. Y no nos olvidemos de lo más importante, es generador de posibles nuevas Pandemias.

DIFUNDIR, COMPARTIR, INVOLUCRARSE.
ES FUNDAMENTAL HOY MÁS QUE NUNCA NO REPETIR LOS MISMOS PATRONES DE OLVIDO, IGNORANCIA E INDIFERENCIA INSTALADOS EN NUESTRA SOCIEDAD, BASTA DE ABUSO DE PODER Y POR UNA PRONTA JUSTICIA SOCIOAMBIENTAL.

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad de la autora.

Publicado el sábado 3 de octubre de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.