Viernes 21 de septiembre de 2018
→ Ver pronóstico

  • 15°C
  • H: 67%
  • P: 1013
  • V: Noreste

A través de un comunicado Vamos- Patria Grande declaró cuales son sus políticas, cual es el escenario actual, su propuesta y el camino a seguir. Declaración:

En Luján, Cambiemos está implementando medidas que empeoran las condiciones de vida de la mayoría de las familias que habitamos este distrito, con alcances negativos poco calculables hacia el futuro.

Como la mayoría en el Concejo Deliberante no les alcanza para llevar adelante todas las reformas que vienen implementando, han empezado a utilizar métodos de construcción política ligados al uso de patotas o grupos de choque. El carácter de las reformas que impulsan es tan regresivo, que incluso con mayoría parlamentaria tienen problemas para intentar persuadirnos de que su proyecto de gobierno es bueno para el conjunto de las y los lujanenses, entonces construyen poder también a partir de intentar generar temor en la sociedad.

Van sólo algunos ejemplos de lo que, en seis años de gestión, ha logrado Cambiemos en Luján con su modelo de gobierno: el parque industrial en crisis, y en ese marco el polo textil en emergencia; servicios de luz y gas aumentando a un ritmo insostenible para comerciantes y familias; los precios descontrolados por la inflación, con la consecuente pérdida de poder adquisitivo del salario; una política pública que ni asoma por las precarias realidades de barrios y localidades; las fuerzas de seguridad abocadas al control social y a criminalizar a la juventud y a los sectores populares como orden política; despidos o achicamiento en sectores del Estado que disminuyen la capacidad de brindar respuestas frente a emergencias, problemáticas crónicas, atención a la población que necesita del empujón del Estado para llevar su vida de manera digna; el territorio del distrito organizado en función de los intereses del mercado o de grandes industrias, como es el caso del intento de instalación de una central termoeléctrica altamente contaminante, o los proyectos de loteos en zonas que no encajan en ninguna planificación pública.

La bronca y el malestar es extendido, y se ha intensificado en múltiples sectores de la sociedad. Sin embargo, el temor a que el actual gobierno revalide su mandato está presente en cada conversación, desahogo verbal catártico, o breve intercambio callejero. Un gobierno que no para de brindar malas noticias se tiene una tremenda confianza para ganar el apoyo popular en los próximos comicios.

Tareas de oposición

El malestar y la bronca no necesariamente se traducen en eficaz respuesta colectiva, menos aún superadora a la crisis existente. Si no logramos poner en pie una política de oposición potente, diversa, contundente en sus planteos y sus definiciones, entonces puede que Cambiemos gane nuevamente por ser “el malo conocido”; o puede que grandes franjas de la población dejen de creer que es a partir de la política que se cambia la realidad, y “si da lo mismo”, sigan apoyando al armado que hoy gobierna

Freire dijo: “la cabeza piensa donde los pies pisan” y como nosotros y nosotras, al igual que muchos compañeros y compañeras de la oposición, tenemos nuestros pies en una realidad desfavorable para las mayorías que habitamos Luján, queremos aportar a un debate que entendemos es indispensable para que sea posible disputarle el modelo de ciudad y de gestión a Cambiemos en los próximos años.

Que Cambiemos revalide su gestión o no en el 2019 depende de varios factores. Pero hay uno que entendemos central: si no construimos una oposición al oficialismo que no sea “más de lo mismo” en cuanto al tipo de políticas que vienen implementando, ni “más de lo mismo” en cuanto a las referencias públicas que han venido perdiendo elección tras elección durante los últimos años, entonces le estaremos dejando la tarea bastante sencilla al actual gobierno.

Hay que aunar esfuerzos para evitar que el oficialismo siga utilizando los resortes del Estado para llevar adelante sus políticas, con la claridad de que esos esfuerzos por construir unidad deben tener como principal objetivo ofrecer a la ciudadanía un proyecto político superador al de la actual gestión. No es sólo pensar en “la unidad” como un mantra mágico, o como un concepto válido por fuera de cualquier contexto histórico. En la política, como en la vida, hay cálculos que dan como resultado más que la suma de las partes, y otras que dan bastante menos.

Desde VAMOS entendemos que este desafío no es exclusivo de un espacio político. Tampoco pensamos que sólo en VAMOS hay referencias valiosas y políticas acertadas. Hoy en día son varios los sectores que discuten cómo enfrentar y revertir las políticas oficiales, y cómo construir un proyecto que pueda disputarles la gestión del Estado. Ansiamos lograr tejer lazos y construir puentes entre quienes en los hechos venimos trabajando a la par, con el objetivo de construir un proyecto político que ponga al Estado Municipal al servicio de consolidar un Luján digno, alegre, justo, libre.

Dos caminos.

Entendemos que hay dos caminos para construir un proyecto opositor a Cambiemos con la potencia necesaria para aspirar a representar la bronca, la frustración, el sufrimiento y la preocupación que hoy viven y sienten amplias franjas de la sociedad. O bien cada grupo o espacio político no oficialista se autoconstruye y trata de subordinar al resto de los espacios políticos a partir de una iniciativa, una referencia pública, o un sello partidario; o bien los espacios políticos opositores a Luciani entendemos necesario, y aportamos al surgimiento de una experiencia política renovada, que conciba la unidad y la identidad como resultado de la práctica política con un objetivo común.

En la lógica política tradicional, lo esperable es que suceda la primera hipótesis. Que cada espacio crea “tener la posta”, y que por lo tanto lo fundamental pasa por convencer a los otros espacios políticos que “la unidad” es que el resto “vaya al pié”. Desde VAMOS, pensamos que la actual situación de Luján y del país, y las debilidades que los espacios políticos no macristas tenemos, requieren de una revolución de algunas formas de pensar y actuar muy arraigadas en las fuerzas políticas tradicionales.

Es decir, creemos que la única manera en que es posible construir una alternativa política potente y competitiva para el 2019 y los años que siguen, pasa por permitirnos darle más importancia a los objetivos estratégicos que a las identidades políticas o personales de cada organización; pasa por empezar a establecer objetivos colectivos y no individuales; pasa por apuntar a construir una plataforma común, flexible y democrática, que pueda ser habitada por quienes se encuadren en diversas identidades políticas, y dejar de pensar en proyectos movidos por aspiraciones individuales o de pequeños núcleos de activistas.

La tarea es grande, porque para conformar la oposición que necesitamos, para enfrentar y ganarle al oficialismo, es indispensable que nos transformemos. Esa transformación implica transversalizar las identidades políticas, y renovar las referencias públicas establecidas.

Quienes tenemos la vocación de derrotar y al macrismo, quienes aspiramos a ser parte de un proyecto que evite el disciplinamiento social duradero al que pretenden llevarnos como pueblo, tenemos que elegir qué camino vamos a transitar para intentarlo

Publicado el martes 29 de mayo de 2018

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.

<


  • También te puede interesar…