Lunes 4 de julio de 2022
→ Ver pronóstico

  • 7°C
  • H: 93%
  • P: 1020
  • V: Este Sedeste

Soy orgullosamente VETERANO DE LA GUERRA DE MALVINAS, y en estas líneas trataré de ser lo más objetivo posible desde mi mirada como veterano de guerra.
En este 2 de abril, muchos recuerdos empiezan a darme vueltas en la cabeza, noches sin dormir, nerviosismo, ganas de llorar sin razón alguna y cosquilleo en el estómago.
Maestr@s, profesor@s que se comunican por teléfono para que les vaya a dar una charla a sus alumn@s y gente común que me habla de la guerra… y me gusta y quiero que se den cuenta que agradezco profundamente que me pregunten y que se instale el tema en la sociedad, y dentro mío hay un yo que quiere que todo pase como cuando estaba en Malvinas pero a la vez quiero que al menos el 2 de Abril se hable de Malvinas y pongo mi mejor cara y dejo los fantasmas de lado y salgo a seguir Malvinizando.

No me puedo permitir no hablar de Malvinas, porque no me puedo permitir que Malvinas sea solo un recuerdo, porque no me puedo permitir que Malvinas no este presente en cada lugar donde pueda y porque si yo no hubiese vuelto de la guerra como muchos de mis compañeros, moriría dos veces, una en Malvinas y otra en la mente y el corazón de un pueblo al que le debo instalar la Malvinizacion desde mi mirada y desde mi experiencia, pero con la verdad, esa verdad que no se si la van a encontrar en los libros dentro de unos cuantos años cuando ninguno de nosotros estemos en este mundo terrenal.

2 de abril de 1982 ,recuperación de nuestras Islas Malvinas,Sándwich y Georgias del Sur, y un pueblo entero salió a las calles a apoyar algo que no se sabía muy bien qué era. Pero se había recuperado, después de casi 150 años, un territorio que nos pertenece, el día anterior ese mismo pueblo había salido a pedir que se vayan los militares del gobierno, dado que ya era algo insostenible.

Y ahí estaba el gran pueblo Argentino, ese pueblo que es solidario, que sale a las calles cuando sus derechos son maltratados, ese pueblo que hace cadena de oraciones por la salud de alguien que quizás no conoce, y que es capaz de juntar por las redes sociales millones de pesos para grandes acciones… ese es mi pueblo, el Argentino, el que a pesar de todo sigue poniéndole el hombro a este País maravilloso al que amo profundamente.

Y un día partí a Malvinas, para ser más preciso un domingo 11 de abril con el temor a lo desconocido y con el sentimiento de no saber muy bien qué era lo que iba a pasar y que pronto, muy pronto, me daría cuenta que no era simplemente un viaje a un territorio inhóspito para hacer presencia. Aviones, cañones, armamentos de todo tipo, municiones, camiones militares, cocinas de campaña, bolsones porta equipo y pertrechos personales para cada uno de nosotros pasaron a ser parte natural de nuestros días y de nuestras vidas.

Y un día la guerra se nos hizo carne, 74 días fue lo que duró, y de ahí en más nunca volví a ser el mismo, la guerra de Malvinas no solo me dejó marcada la piel, sino también dejó para siempre marcado a fuego en mi un compromiso, chau proyectos de vida que puede tener cualquier joven de 18 años, traigo una frase que me dijo Gabriela, directora del jardín 920, «fuimos jóvenes y volvimos veteranos”
Allá por el 19 /20 de Junio estábamos de regreso, yo seguí haciendo el servicio militar obligatorio por unos meses más, un día me dieron la baja y ahí empezó otra batalla la de la inserción en una sociedad que muy rápidamente se olvidaba de Malvinas, pero no fue por la sociedad en sí, sino porque no convenía hablar de Malvinas, ni de quienes participamos en ella… y llegó la DESMALVINIZACION.

Diez años nos llevó organizarnos, y salimos a las calles y como dicen que Dios está en todas partes pero las oficinas las tiene en capital, allá fuimos y como en todo, siempre cada actor tiene que salir a pelear por lo suyo nosotros como veteranos salimos a pelear por nuestros derechos. Organizados en Centros de Veteranos decidimos ser participantes necesarios y pelear por nuestros derechos: derecho a una pensión para nosotros y también para familiares de caídos, derecho a una obra social, derecho a un trabajo y derecho a visibilizarnos. Desde ese momento y ya conformados, empezamos con la Malvinización, ya nunca más se nos iba a esconder, ya nunca más se nos vería la cara el 2 de abril solamente.

No sé cual es la razón, pero cada diez años es como que todo toma más fuerza, como que son años donde debo esforzarme más de lo normal, por qué??? No entiendo cuál es la diferencia entre los años que terminan en cero y los demás, para mi es igual el año que termina en 13,25,37 ó 39, que el que termina en 10,20,30 ó 40,  pero parece ser que para quienes tienen que hacer de esas fechas importantes como lo es el 2 de abril una conmemoración a nuestros héroes los años terminados en cero tienen más valor, raro, no?
A mi me pasa que todos los años, todos los meses y todos los días recuerdo Malvinas de la misma manera, con la diferencia que a medida que pasan los años tengo que esforzarme más para recordar y hacer que mi memoria no me juegue una mala pasada. Porque eso es lo feo del paso de los años, uno cree que recordará todo siempre y ve que eso no es así y si bien tengo momentos grabados en mi mente que jamás los olvidaré y que hoy los tengo tan frescos como en aquel 1982, se que algunos detalles se me van de la memoria.

Ya en unos días habrán pasado mas de 40 años desde aquel 2 de abril y hoy estamos en un mundo convulsionado por una guerra que no se sabe dónde terminará, pero sí se sabe que está muriendo gente. Miro las imágenes en la tv y no puedo menos que ponerme en el lugar de esa gente, combatientes y civiles y todo me retrotrae al momento en que yo estaba en la guerra y pienso y me pregunto, ¿cuándo vamos a aprender que ese no es el camino?

No puedo ni quiero dejar de mencionar, aclarando por supuesto que nada tiene que ver esto con ideologías políticas, pero como me hubiera gustado que nuestros representantes en el parlamento, en lugar de llenar las bancas con banderas de un país que siempre voto en contra de Argentina en el tema Malvinas hubieran puesto banderas celestes y blancas con la frase “LAS ISLAS MALVINAS SON ARGENTINAS” pero como siempre nuestros representantes están lejos de sus representados.

Siempre digo que hay muy pocos motivos por los cuales todos tiramos para el mismo lado y Malvinas es uno de ellos, Malvinas es la causa Nacional donde la grieta no existe, Malvinas somos todos y de verdad que celebro cada logro derivado de esa gesta como lo son escuelas que llevan el nombre de algo o alguien relacionado a Malvinas, calles, monumentos, murales. Todos momentos y lugares que hacen a la memoria colectiva, cosa que me llena de orgullo y que es mi humilde deseo que se siga con esa forma de recordar sobre todo a quienes son los verdaderos Héroes, que son quienes dieron la vida por todos nosotros …
Malvinas es una causa justa, pero terminó siendo injusta y no lo digo por la causa en sí porque todos sabemos de nuestros derechos sobre ese territorio y que nuestros reclamos son sólidos y sobre bases firmes, lo digo
porque con solo una vida humana que se pierde, todo deja de ser un camino válido para reclamar legítimamente un derecho.
Por eso y esto no significa que estoy avalando las guerras porque quien mejor que nosotros que sabemos de qué se trata para decir y alzar la voz en contra de toda guerra, no me gusta cuando en los medios se califica a la guerra de Malvinas como “ESA GUERRA INUTIL” porque hubo jóvenes que dieron la vida por Malvinas y esas vidas no pueden de ninguna manera haber sido en vano, hay padres, madres, hermanos y familias que se vieron quebradas en su más profundo dolor detrás de quienes quedaron en Malvinas.

Por último tengo la necesidad de manifestar que a Malvinas fuimos aproximadamente 14.000 combatientes, entre fuerzas armadas y civiles y hoy el padrón oficial habla de un total aproximado de 24.000 y que aún hoy se siguen sumando falsos veteranos de guerra y que es una estafa al conjunto de la sociedad no solo en lo económico sino en lo moral.

Hoy con 58 años todavía tengo sueños y uno de ellos es poder ver flamear nuestra celeste y blanca en Malvinas, cuando hablamos de soberanía lamentablemente si no es en su totalidad territorial estamos dejando afuera una parte importante de nuestra historia como Nación.
A 40 años de la recuperación de nuestro territorio unificado seguimos diciendo “MALVINAS PROHIBIDO OLVIDAR »

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad del autor.

Publicado el viernes 1 de abril de 2022

Date test: 2022-04-01T09:04:10Z

Modificado: 2022-04-03

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.