Lunes 19 de octubre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 17°C
  • H: 100%
  • P: 1018
  • V: Sur

Cada 11 de septiembre se celebra el Día del Maestro en nuestro país. Esta fecha se conmemora en homenaje a la figura de Domingo Faustino Sarmiento, un hombre que forma parte de nuestro relato histórico y representa, a lo largo del tiempo, una serie de valores que al día de hoy siguen formando parte de la sociedad argentina.
Nació el 15 de febrero de 1811 en la ciudad de San Juan y su nombre de bautismo fue Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. El nombre Domingo no figuraba en su partida de nacimiento y se le adjudicó años más tarde. Los primeros maestros fueron su padre y su tío, quienes comenzaron a enseñarle lectura a los cuatro años.
En 1816, cuando tenía cinco años, comenzó a cursar sus estudios en la “Escuela de la Patria” de su ciudad natal. Ya en ese entonces, los hombres y mujeres que actuaron en los gobiernos nacidos de la Revolución de Mayo de 1810 tuvieron conciencia de la importancia social que tenía la instrucción pública y esa convicción los llevó a abrir escuelas públicas en todo el territorio de nuestro país.

Aprendió matemática elemental y gramática, perfeccionó la lectura y alcanzó a ser un estudiante destacado. Los sábados también acudía a la escuela para recibir enseñanza religiosa y orientaciones morales. Sarmiento comentaba que su padre, a pesar de sus limitaciones, le tomaba diariamente la lección y lo hacía practicar lectura.
A su vez se desempeñó como político, escritor, docente, periodista y militar. Además, fue gobernador de la Provincia de San Juan entre 1862 y 1864, presidente de la Nación Argentina entre 1868 y 1874, senador por su provincia entre 1874 y 1879 y ministro del interior en 1879. Mientras ejerció la gobernación de su provincia, decretó la Ley de enseñanza obligatoria de la primaria.

Sarmiento y la Masonería

En América Latina la masonería desembarcó con los españoles, pero la trayectoria es extensa. La lista de masones argentinos famosos es larga: San Martín, Sarmiento, Rivadavia, Belgrano, José Hernández, Bartolomé Mitre, entre otros. La masonería, es una sociedad discreta, es decir, no es secreta en sentido estricto, sino que cada miembro es libre de decir si pertenece o no a ella, pero no pueden decir si otros miembros son masones.
La masonería ha estado en el centro de muchas teorías conspirativas, como también ha sido una institución rodeada de mitos, lo que si podemos asegurar es que muchos masones han formado parte de gobiernos, grandes empresas e incluso han sido altos mandos militares.

En 1854 Sarmiento se inició en la Logia Unión Fraternal de Chile y dos años después fundó en Buenos Aires la Logia Unión del Plata Nº 1, en la que fue primer orador. La actividad masónica de Sarmiento fue de gran importancia para la Orden. En este sentido, en 1864 fue designado ministro embajador de nuestro país ante los Estados Unidos de Norteamérica, también se le otorgó la representación de la Masonería Argentina ante los Supremos Consejos y Grandes Logias con la facultad de celebrar tratados de amistad en el país del norte.
El “padre” de la educación argentina se alejó de la Gran Logia al asumir la primera magistratura y regresó una vez que concluyó su mandato. Más tarde, en 1882, ocupó el cargo de Gran Maestre de la Masonería Argentina. Cuando asumió dicho cargo, ejercía la Superintendencia de Consejo Escolar y ocupar este nuevo puesto implicó grandes polémicas con las líneas conservadoras del catolicismo, en un contexto de fuerte debate sobre la educación.
Hace algunos años la logia masónica recordó a Domingo Faustino Sarmiento en un nuevo aniversario de su muerte. Desde la tradicional organización indicaron que el prócer sanjuanino «fue un adelantado de su tiempo, una voz profética que se alzó contra la tiranía que se enseñoreaba en nuestro país en los largos años de luchas civiles».

Cinco frases polémicas del “padre del aula”

Sarmiento también fue un personaje polémico, en particular con lo que respecta a las clases populares, en ese entonces indios y gauchos. Supo deslizar frases con altos niveles de violencia, tanto en su obra cumbre Facundo, como en infinidad de textos periodísticos.
1) Sobre los Gauchos
“Se nos habla de gauchos… La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esa chusma criolla incivil, bárbara y ruda es lo único que tienen de seres humanos”
2) Sobre los indios
“¿Lograremos exterminar a los indios? Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa canalla no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso, su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”
3) Sobre las Maestras
“Las maestras de las escuelas son generalmente aptas para enseñar a los niños; pero rara vez para discutir las instituciones públicas, las leyes de la sociedad, y en nuestros países menos todavía para comprender los principios económicos en que se fundan las modernas instituciones de educación”.
4) Sobre los diputados y senadores
“Los senadores y diputados trabajan (si hablar y oír es trabajo) cinco meses del año, dos horas diarias, cada dos o tres días. Los del Ejecutivo deben trabajar de enero a enero, seis horas de bufete, sin pena de ser declarados dilapidadores de la fortuna pública. La razón es sencilla: aquellos son soberanos y estos simples oficinistas”.
5) Sobre la pena de muerte
“Yo creo que la pena de muerte es un derecho de las sociedades humanas, una necesidad de su organización presente. No sé qué más decir en abono de la pena de muerte aplicada a los grandes criminales, creo que es útil, que es moral, que es indispensable, etcétera”.
Lejos de reivindicar sin críticas a Sarmiento, un personaje al que se lo recuerda como el “padre del aula” o se lo vincula únicamente con la educación, hay que señalar también aspectos polémicos en torno a su figura. Se trata de un político que llevó adelante acciones y discursos que muchas veces se alejaron del ideal de prócer impoluto construido en el imaginario social y en nuestro sistema educativo.

Una educación pública para todos

Si hay algo que podemos recuperar y rescatar de Sarmiento es su afán universalista por la educación, en ese sentido es que al día de hoy sigue siendo un desafío de los gobiernos el poder construir las condiciones necesarias para garantizar el derecho a la educación y el acceso de todos y todas las argentinas a una educación gratuita, pública y de calidad.
La noción de “padre del aula”, muchas veces presentada en la escuela sin conflictos, sin miserias ni contradicciones, es una imagen que no aborda la figura de Sarmiento en su totalidad, ignorando facetas de su persona que deben estar presentes en la educación de nuestros días. Como intelectual de un proyecto y modelo de sociedad para quien la escuela era una herramienta de transformación social, Sarmiento en su esencia negaba la diversidad y pluralidad de nuestro continente, pensando los colegios en función de un ideal de civilización europeo que reniega de nuestra historia latinoamericana.
El día del maestro es todos los días en que cada docente continúa con la tarea de formar a nuestras futuras generaciones. Por mi parte, me ha tocado “caer” en la escuela pública, la cual me dio todas las posibilidades, con sus más y sus menos, esta institución que a veces parece de otra época, sigue siendo un pilar fundamental en las comunidades barriales, espacio de contención y promoción de infinitas experiencias. La escuela y nuestros maestros y maestras siguen siendo hoy la posibilidad de un futuro para todos y todas.

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad del autor.

Publicado el sábado 12 de septiembre de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.