Martes 24 de noviembre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 25°C
  • H: 65%
  • P: 1007
  • V: Sud Sudeste

En pleno boom de las aplicaciones que ofrecen videollamadas, los desarrolladores se “pelean” para demostrar cuál es la mejor de todas. Pero, para llegar al primer puesto, hay que cumplir con dos requisitos básicos: asegurar confidencialidad a los usuarios y que la plataforma sea simple de usar. Hasta el momento, Jitsi Meet es una de las tantas que mejor viene “liderando esta batalla” informática.

Práctica y cómoda

Es verdad que algunas funciones que tiene Jitsi son similares a las de Zoom, como por ejemplo, la posibilidad de compartir pantalla, intercambiar ideas en el chat y hasta incluso la opción de apretar el botón de “levantar la mano”, el cual permite pedir la palabra ordenadamente en medio de una videoconferencia o clase virtual. Sin embargo, lo novedoso de esta app es una herramienta algo curiosa: difuminar el espacio que está detrás del usuario. Esta es útil si la habitación está desordenada, si pasan familiares vestidos con ropa cómoda o bien si se prefiere que el sitio permanezca irreconocible para las demás cibernautas.
Otro punto a favor de Jitsi es que, además de ser totalmente gratuita, no exige la creación de una cuenta para realizar videollamadas, como sí lo hacen Zoom y Google Meet. Es tan simple como entrar a la página, elegir un nombre para la reunión y compartir el enlace con las personas con las que se quiera hablar. Las salas de conferencia de esta app no tienen un límite predeterminado de participantes, por lo que pueden ingresar cuantos usuarios quieran, siempre y cuando la banda ancha lo soporte.

La seguridad en juego

Una frase muy común de oír en el ámbito de las redes sociales es el denominado “cifrado punto a punto”, pero ¿qué significa eso?
Cuando una persona se comunica con otra, los mensajes no solo pueden ser espiados por la app en la que se enviaron, sino también terceros e incluso otras redes sociales pueden tener acceso a ellos.
Ante denuncias por estos problemas, algunos servicios de mensajería- como por ejemplo WhatsApp- comenzaron a codificar los chats de sus usuarios. Es decir, si el emisor denominado “Punto A” manda un archivo, su receptor “Punto B”, será el único que podrá abrirlo -y así a la inversa- sin que nadie más se entrometa. Por muy lamentable que sea, ninguna de las aplicaciones orientadas al mundo de las videollamadas garantiza una encriptamiento pleno, pero Jitsi Meet tiene varios puntos a favor. Además de que esta app promete de antemano un cifrado automático, hasta el momento no ha tenido registro de denuncias ligadas a la violación de la privacidad.
El propio Edward Snowden -quien filtró datos confidenciales de Estados Unidos en 2013- utilizaba esta plataforma para realizar llamadas. Sin ir más lejos, los tribunales federales de Comodoro Py tienen entre sus opciones a Jitsi Meet para continuar con el curso de las audiencias orales durante este contexto de aislamiento social.
De todos modos, la privacidad siempre se puede reforzar un poco más. Un buen recurso para prevenir interferencias es colocar claves a las reuniones. Al momento de crear la videollamada y antes de compartir el enlace, establecer una contraseña para que todo aquel que quiera conectarse esté obligado a saberla puede ser una eficaz medida.
Asimismo, existe una manera de hacer que las conversaciones sean totalmente indescifrables para terceros: ingresar a Jitsi desde un servidor privado. Aunque, para lograrlo, se requiere un poco más de conocimiento en informática.

Pero ese y otros «secretos», los dejamos para la próxima.

Publicado el sábado 6 de junio de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.