Miércoles 21 de octubre de 2020
→ Ver pronóstico

  • 7°C
  • H: 81%
  • P: 1027
  • V: Sud Sudeste

A 75 años de aquella jornada gloriosa e inolvidable para todo el Pueblo argentino, la cual resultó ser el hito fundacional del Movimiento político más importante de la historia argentina hasta nuestros días, hoy es necesario y resulta imprescindible efectuar algunas conmemoraciones relevantes para la construcción del sentido del peronismo en la actualidad.

Nace una estrella

En primer lugar, reivindicar aquel 17 de octubre como uno de los acontecimientos populares más relevantes y significativos de nuestra historia, teniendo en cuenta la espontaneidad y el modo en el que se fue gestando. Hombres y mujeres de todas las edades y de todos los rincones de nuestra Patria se movilizaron en defensa de sus derechos laborales que personificaron en quien consideraban el artífice de todas sus conquistas: el Coronel Juan Domingo Perón.

Será por eso que cada movilización del peronismo es tan real en cada uno de quienes participamos como lo fue para cada una y uno de los presentes aquel 17 de octubre. Fecha que convirtió en rito y tradición la movilización popular en la Argentina. La movilización popular a partir del sentimiento colectivo forma parte de nuestro hito fundacional y por ello, nuestros detractores, aún los que se esfuerzan por racionalizar una crítica, siguen sin comprender al peronismo como fenómeno de masas, ligado a sentimientos que nos trascienden y se proyectan en la historia personal como mojones colectivos.

La calle y los sentimientos

Allí radica la importancia que a cada acontecimiento en las calles le atribuye la militancia en la rememoración de cada acto o cada convocatoria. Qué estábamos haciendo, con quiénes fuimos, en qué lugar de la plaza o las adyacencias estábamos.

Para cualquier “espectador” en una obra o recital, no ver el escenario lo excluye del acontecimiento. Para un o una peronista es un orgullo haber intentado llegar a la plaza y no poder hacerlo por la multitud, y es haber participado de un nuevo triunfo de la expresión acabada del sentimiento popular.

“Pudimos llegar hasta cinco cuadras antes de la plaza», frase que suele escucharse entre la militancia para expresar el orgullo sobre una demostración de que el pueblo sigue presente. Será tal vez que cada plaza está construida sobre el sentimiento de amor a las ideas que siempre nos guiaron, pero también al respeto de que lo hacemos con los pies sobre la tierra, en la que derramaron su sangre quienes nos antecedieron. Entre aquellos se encuentra Darwin Passaponti (a quien Antonio Cafiero, en su libro Militancia sin Tiempo, describe como “el primer mártir del peronismo”). Darwin fue baleado aquel 17 de octubre desde la terraza del edificio donde funcionaba el diario “Critica”. Vaya paradoja del destino que alguien con un arma haya elegido la estructura edilicia de un medio de comunicación para disparar a la muchedumbre en aquel día en el que la “verdad” estaba en las calles.

Ahora bien, la enunciada génesis evidencia que nadie gana las calles con odio, y que solo se cristalizan en términos políticos y luego institucionales las movilizaciones que contienen una historia que es personal y por sobre todo, colectiva, y se traduce en propuesta y expresión de la columna vertebral del sistema democrático: el debate de las ideas o, citando nuevamente a Antonio Cafiero, “la lucha por la idea”.

También subyace en el debate en las calles la responsabilidad por el sostenimiento de un proyecto Nacional, el cual descansa en nuestra doctrina y sus tres banderas: La Independencia Económica, La Soberanía Política (agregaría: y Cultural), y la Justicia Social.

Nuestro 17 de octubre tuvo un sentido claro. Tan claro como nuestra responsabilidad histórica de acompañar a quienes desde hace ya casi un año, la mayoría del pueblo argentino eligió para conducir los destinos de nuestra Patria, ahora en medio de una pandemia que azota a la humanidad: Alberto Fernandez y Cristina Fernandez de Kirchner-.

Saber escuchar, ver y sentir

En este día de la Lealtad, las y los peronistas celebramos que el Compañero Alberto Fernandez asuma la responsabilidad de conducir nuestro Movimiento desde la presidencia del Partido Justicialista, continuando con la tarea de Unidad que el actual presidente Gioja ha desarrollado con tanta dignidad y militancia, exaltando el principio de la formación de espacios de discusión de Políticas públicas en las múltiples comisiones que condujo y motorizó el compañero Gines González García, y que esperamos se reproduzca por toda la Argentina.

Por todo ello, este 17 recuperaremos el sentido en el campo de las redes sociales, utilizando las tecnologías que nos posibilitan los tiempos que corren, pero que también nos exige el momento en el que nuestra máxima responsabilidad es proteger la salud de los y las argentinas. Las calles pertenecen a un Pueblo que sueña y recupera el sentido de sus luchas, no desde la nostalgia sino desde la memoria activa convertida en testimonio de las mismas que nos trascienden. Recuperemos nuestros sentidos como elemento diferenciador de la política: nuestro tacto para sentir la tierra bajo nuestros pies, nuestra vista para mirar el horizonte y nuestros oídos para escuchar a un pueblo que siempre nos habla y lucha por ser escuchado.

 

Nota: Las opiniones de este artículo son responsabilidad del autor.

Publicado el viernes 16 de octubre de 2020

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.