Sábado 24 de julio de 2021
→ Ver pronóstico

  • 11°C
  • H: 87%
  • P: 1016
  • V: Sudeste


Desde hace 4 años, el Jardín Maternal María Niña está funcionando, en forma transitoria, en el Centro Educativo Complementario Nº1. Como mamá no conozco bien los convenios, acuerdos, reglas y derechos que se establecieron entre las dos instituciones. Lo que sí sé es que, desde mediados de 2008, comenzaron a aparecer conflictos que se han ido agravando hasta la fecha.

En reuniones de padres, la directora del Maternal Estela Bellagamba y docentes, nos informaron que la convivencia se ponía difícil. C.E.C. empezaba a presionar para recuperar su lugar. A fines del año pasado y en la primera reunión de padres de 2009, reiteran el pedido desesperado de buscar una solución para que María Niña vuelva a tener su espacio propio, solicitando la intervención de los padres ya que la directora comunica no poder hacer más notas y reclamos de las que hizo.

Inmediatamente nos movilizamos y conseguimos reunirnos con la Sra Intendenta Municipal, funcionarios del área de Educación y Cultura, Consejo Escolar e Inspección, planteando la problemática y proponiendo varias soluciones. Al encontrarnos con promesas a larguísimo plazo (como la construcción del nuevo edificio), palabrerío vacío, excusas e indiferencia, quisimos ir a los medios y Bellagamba pidió, contradictoriamente, esperar un poco más y tener paciencia. Mientras tanto el Centro Educativo pidió salas que utilizaba el Jardín fundamentando que su matrícula había aumentado, esto llevó a que los niños de esas salas pasaran a un pasillo, sin respetar condiciones de espacio, ventilación, higiene y demás. Más tarde C.E.C. empieza a compartir el patio destinado para el Jardín, sin voluntad de pactar turnos para que los más chiquitos no se mezclen con los más grandes, por lo que las docentes del Maternal deciden no hacer más actividades en el patio. Esto empeora aún más cuando el Centro contrata pintores ocasionando más riesgos, colocando mobiliarios peligrosamente apilados y altas escaleras tijera casi cerradas en el medio del patio, que cualquier chico podía chocar. Los baños que utiliza María Niña se rompieron un lunes y se arreglaron un viernes. Toda una semana con los baños inundados y la Directora Estela Bellagamba dijo que solo se podía hacer el pedido por nota al personal municipal y esperar… Ante mi reclamo por el resultado de una reunión con los Inspectores del Jardín y C.E.C., solicitada por las mamás para tratar las reglas de convivencia que alguna vez se establecieron en un convenio y que hoy no se respetan, Bellagamba me contesta, con desinterés, que se postergó, que está cansada, y que no puede hacer más porque debe cuidar su puesto. Ante mi enojo, me comunica, con desgano, que en su momento inició expediente, hizo notas y reclamos y que debe respetar la vía jerárquica.

Al declararse sin voluntad para seguir, ¿no debería dar un paso al costado y dejar el lugar de directora a otra docente con capacidad para hacer valer su autoridad por el bien de los niños? ¿Es cierto todo lo que manifiesta haber hecho? En todas las reuniones a las que he asistido, nunca presentó documentación fehaciente de lo actuado. La realidad es que cada día estamos peor y que no hay perspectiva de solución.

Considero que no hay una conducción comprometida por parte de Estela Bellegamba; que todo lo que hagamos los padres no llegará a buen fin si no contamos con el respaldo de la Dirección. Me pregunto, ¿cuál es la función de la Inspectora Yelpo y del Consejo Escolar?, ¿quién se encarga de controlar que la tarea de una directora sea responsable y que un Jardín maternal responda a los fines para los que fue creado?

Soy consciente, que esta nota, está impulsada por la tristeza y el dolor. Veo con impotencia, como una institución tan cara a mis sentimientos, se cae a pedazos ante la desidia de quienes tienen en sus manos recuperarla.

Ojalá que algunos se vean motivados a refutar esta carta… espero que gasten esas mismas energías en buscar la solución y demostrar que estoy equivocada con hechos.

Por el Maternal María Niña han correteado y sido felices mis tres hijos. Mi eterno agradecimiento a las maestras de tan extraordinaria calidad humana, que realmente han sido madres cuidándolos desde tan pequeños y que, aún hoy, en una situación tan adversa, siguen cumpliendo su tarea con admirable vocación.

MARCELA SALVATTO

DNI 21.435.875

Publicado el jueves 27 de agosto de 2009

Lujan en linea se reserva el derecho de anular los comentarios que incluyan contenido ofensivo, inapropiado o sin la verdadera identidad del usuario. Este sitio no es reponsable de los contenidos vertidos en el espacio de comentarios. Este espacio está ideado para comentar sobre el tema de cada nota. Comentarios sobre otras temáticas podrán ser eliminados.